Sistema de formación inicial en Finlandia.

Sistema de formación inicial en Finlandia.

PDFImprimirE-mail

Dolores Merino Serrano

Alumna de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Resumen

Este artículo describe brevemente la formación inicial y continua del profesorado finlandés, las distintas especialidades que existen y cuáles son las materias de objeto de estudio en cada etapa. La formación del profesorado es la base sobre la que se asienta el éxito o el fracaso de un sistema educativo. Finlandia, según refleja el informe PISA, es uno de los países punteros en educación, este texto analiza cuáles son los puntos clave en los que se basa este prestigio y su buen funcionamiento.

Introducción

El éxito del sistema educativo de un país está directamente relacionado con la formación del profesorado.

Desde el comienzo de mis estudios había oído hablar del sistema educativo de Finlandia, considerado el mejor de Europa tras la aureolada de prestigio del informe PISA (Program for International Student Assessment). Gracias al programa de estudios Erasmus tuve la oportunidad de viajar a este país nórdico el pasado mes de agosto. He estado estudiando allí durante cinco meses en los que además de participar en la dinámica universitaria, he tenido la oportunidad de realizar una parte de mi Prácticum de tercero de magisterio, siendo alumna de  la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba.

Los pilares fundamentales sobre los que apuesta Finlandia son la medicina, la educación y el derecho.

A diferencia de lo que ocurre en nuestro país, la profesión docente goza de un prestigio real y consolidado en la sociedad finlandesa. El país otorga gran importancia a la educación de sus ciudadanos y el sentimiento de que los docentes son expertos en su dominio, consagrados a su tarea, está ampliamente extendido.

El sistema educativo finlandés se sustenta en la confianza. La sociedad confía en los colegios, la población en los maestros y  los profesores en el alumnado.

Formación inicial del profesorado

En Finlandia, la responsabilidad de proveer la educación de los profesores fue transferida a la Universidad en 1971. Con anterioridad los profesores de primaria se formaban en escuelas de magisterio durante tres años. Los profesores de secundaria recibían una formación en una disciplina académica durante cinco años y al finalizar, realizaban un período de prácticas. En 1972 los requisitos para maestros y profesores de secundaria quedaron definidos como un título de Máster en la forma de programas que para ser completados se requerían cinco años. La finalidad de esta modificación era unificar aspectos básicos de la educación primaria y secundaria y elevar académicamente el nivel de la educación para los futuros profesores.

Según el Informe del Comité (1975) los principios básicos de esta formación han enfatizado la labor docente en un marco social y pedagógico más amplio.

  • Toda la formación del profesorado de escuelas primarias y centros de secundaria superior debe ser académica y llevada a cabo en universidades.
  • La formación del profesorado debe estar unificada según categorías docentes.
  • La formación de entrada de los futuros profesores debe proporcionarles una calificación común y amplia para todos los profesores. Este bagaje común puede ser flexiblemente complementado por la formación continua.
  • Los estudios pedagógicos deben ser desarrollados de tal manera que los profesores estén preparados para ser educadores en el concepto más amplio y pueden atender el crecimiento socio-emocional de sus alumnos.
  • La formación del profesorado debe estar compuesta por estudios sobre  normativa social y educativa.

De acuerdo con los decretos dictados en 1979 y 1995, todos los futuros docentes tienen que completar un título de Máster. En términos del proceso de Bolonia, este título es equivalente a un segundo ciclo en el espacio Europeo de la Educación superior. De esta forma, la formación del profesorado en Finlandia queda actualmente definida en un sistema de dos ciclos acorde con la Declaración de Bolonia en 2005. La combinación de título de Grado de 3 años y un Máster en materias apropiadas con 2 años de duración son los requisitos para poder impartir clases en educación primaria y secundaria. Por consiguiente, todos los docentes deben alcanzar el título de Máster (180 Grado+120 Máster=300 créditos ECTS, 1 crédito ECTS son aproximadamente 27 horas de trabajo). Sin embargo, en nuestro país, al entrar en vigor el Plan Bolonia, la formación del profesorado de primaria ha aumentado tan solo un año.

Las instituciones encargadas de impartir la formación inicial del profesorado son las Facultades de cada disciplina, la Facultad de Educación y sus correspondientes departamentos de formación del profesorado. Ocho son las universidades en este país que cuentan con departamentos de preparación para profesores para la realización de las prácticas de enseñanza.

Los principales componentes de los planes de estudios para profesores fueron desarrollados durante 2004-2005. Éstos están basados en el principio de investigación educativa, y consisten en:

  • Disciplinas académicas. Éstas pueden ser cualquier disciplina que se imparta en los colegios, instituciones educativas o en las ciencias de la educación. Los estudios académicos pueden tener una primera o segunda especialización, dependiendo del título que se desee obtener.
  • Los estudios de investigación consisten en estudios metodológicos, con una tesina de Grado y de Máster.
  • Los estudios pedagógicos. (con un mínimo de 60 créditos ECTS) son obligatorios para todos los profesores. Incluyen un periodo de prácticas y una orientación sobre la investigación en educación.
  • La comunicación, lengua y el estudio de las TIC también son obligatorios.
  • La preparación de un plan personal de estudio es un nuevo elemento en los estudios universitarios en Finlandia desde 2005. Su función principal es desarrollar la efectividad de los estudiantes en los programas y en los planes de cada alumno, así como analizar el logro de sus metas.
  • Estudios optativos, que pueden cubrir una amplia gama de cursos mediante los cuales los alumnos pueden perfilar sus estudios y cualificaciones.

El principal objetivo del enfoque investigador es educar a los estudiantes para que sean capaces de tomar sus decisiones educativas, analizar situaciones, generar conclusiones y establecer decisiones para cambiar algo, basadas en la argumentación racional. Este enfoque es inexistente durante nuestra formación aquí, sólo existe en el caso de que continúes tus estudios con un Máster.

Las distintas especialidades o tipos de profesores que se forman en la universidad son:

-         Profesores de infantil que pueden trabajar en la educación pre-primaria.

-         Profesores de aula que imparten todas las materias de la educación básica en los años desde primero a sexto curso. Además están capacitados para enseñar en infantil.

-         Profesores especialistas encargados de una o varias asignaturas en los cursos de séptimo a noveno de la educación básica. También pueden trabajar en escuelas de enseñanza secundaria superior, de adultos y centros de formación profesional.

-         Profesores de educación especial encargados de los alumnos con necesidades educativas especiales.

-         Orientadores.

Los distintos tipos de profesores son los mismos que en España pero existe una gran diferencia, y es que todos ellos tienen los mismos años de estudio, lo que conlleva una formación pedagógica igualitaria. Hemos oído muchas veces que  los maestros aman a los niños y que los profesores de secundaria aman las disciplinas que enseñan.

El profesorado de educación infantil queda cualificado con unos estudios de 180 ECTS (primer ciclo) en los que las ciencias de la educación constituyen la materia fundamental.

La titulación de profesor de aula es un Máster universitario de 300 ECTS, equivalente a cinco años de estudio, con la materia de ciencias de la educación como principal objeto de estudio, además de requerir completar una tesina. Los temas de la tesina pueden estar estrechamente ligados con los centros y muchas veces son proyectos de investigación en acción. Abarca además el estudio de las disciplinas académicas más importantes del lenguaje y la comunicación, el de las principales disciplinas académicas, la pedagogía escolar y el estudio de las diversas materias curriculares de la educación básica. Además todo el alumnado escoge una disciplina menor y otros estudios optativos.

 

Programa de educación –

profesor de aula

Primer ciclo 180 ECTS

Segundo ciclo (Máster) 120 ECTS

TOTAL

300 ECTS

Estudios pedagógicos

-         Fundamentos de los métodos de enseñanza y evaluación

-         Apoyo a los diversos tipos de alumnado

-         Últimos resultados de investigaciones y métodos de investigación de enseñanza-aprendizaje

-         Trabajo cooperativo

 

25 (incluyendo prácticas docentes supervisadas)

 

35

(incluyendo un mínimo de 15 ETCS de prácticas docentes supervisadas)

 

60

Otros estudios como disciplinas fundamentales en educación

-         Métodos de investigación

-         Escritura científica

-         Estudios opcionales

 

35 (incluyendo tesis, 6 – 10)

 

45

(incluyendo tesis, 20 – 40)

 

80

Estudios de las diferentes materias para los profesores de primaria

 

60

 

 

60

Estudios académicos en diferentes disciplinas – ‘ a minor’

-         Estudios de lenguaje y comunicación, incluyendo TICS

-         Prácticas profesionales

-         Preparar y actualizar un plan de estudios

-         Estudios opcionales

 

25

35

 

 

0- 35

5- 40

 

25 – 60

40 - 75

TABLA 1. Principales componentes del programa de educación para profesores de primaria

Los profesores especialistas se forman en las Facultades de las distintas materias que vayan a impartir a través de un Máster de 300 ECTS. Este programa incluye una primera especialización más una tesina sobre su propia disciplina académica. Además de esto tienen que complementar con una o varias segundas especialidades. Para estar cualificado como profesor de área tiene que complementar su formación con conocimientos pedagógicos. Éstos pueden estar incluidos dentro de sus estudios universitarios o se pueden cursar al finalizar la carrera a través de un módulo independiente de 60 ECTS.

 

Programa de educación –

profesor especialista

Primer ciclo 180 ECTS

Segundo ciclo (Máster) 120 ECTS

TOTAL

300 ECTS

Estudios pedagógicos

-         Fundamentos de los métodos de enseñanza y evaluación

-         Apoyo a los diversos tipos de alumnado

-         Últimos resultados de investigaciones y métodos de investigación de enseñanza-aprendizaje

-         Trabajo cooperativo

 

25 (incluyendo prácticas docentes supervisadas)

 

35

(incluyendo un mínimo de 15 ETCS de prácticas docentes supervisadas)

 

60

Estudios académicos en diferentes disciplinas - major

60

(incluyendo tesis, 6 – 10)

60- 90

(incluyendo Tesis, 20 – 40)

120 - 150

Estudios académicos en diferentes disciplinas – 1 ó 2 minors

 

25-60

 

0-30

 

25- 90

Estudios de lenguaje y comunicación, incluyendo TICS

Prácticas profesionales

Preparar y actualizar un plan de estudios

Estudios opcionales

35 - 40

 

 

0- 30

 

 

35 – 70

 

TABLA 2. Principales componentes del programa de educación para profesores de secundaria

Para ser profesor de educación especial hay que realizar también un Máster universitario en el que la pedagogía especial es el principal objeto de estudio.

La titulación de orientador se obtiene tras el estudio de las ciencias de la educación como materia fundamental. Como los profesores de área, los orientadores tienen que cursar además los estudios de formación pedagógica.

Los puntos clave en los que se basa el prestigio e identidad del buen funcionamiento de este proceso de formación del profesorado en este país, son la selección del alumnado, los estudios pedagógicos junto con su período de prácticas, el estatus y la colaboración que reciben, la autonomía y la formación continua y permanente.

La selección del alumnado

La profesión de maestro es una de las más demandadas. Cuenta con un alto estatus en la sociedad finlandesa, así como una buena remuneración y atención por parte de las municipalidades. Para acceder a la carrera docente los alumnos deben superar el nueve de nota media. Además, todos los estudiantes tienen que pasar unos exámenes de entrada en cada universidad. El riguroso proceso de selección hace que sólo aproximadamente el 15% de los candidatos ingrese en la carrera docente. A modo de ejemplo, en 2010, se presentaron en la universidad Turun Yliopisto (Turku) entre 800-900 aspirantes a la primera fase (preguntas de opción múltiple) de los cuales pasaron a la segunda unos 300. Esta segunda fase consiste en dos pruebas más: un test de ciencias y matemáticas y la resolución de una tarea sobre temas educativos en grupos de trabajo. Solamente 85 fueron escogidos. De esta manera se pone énfasis en evaluar la aptitud apropiada de los candidatos para esta profesión, así como que posean los conocimientos y habilidades académicas necesarias. Esto es algo imprescindible si queremos que una sociedad se mantenga de una forma racional, ya que la escuela es el reflejo de la sociedad.

Los estudios pedagógicos

Finlandia ve como fundamental los estudios pedagógicos para mejorar la calidad de la educación.

Los estudios pedagógicos (60 ECTS) se centran en ciencias de la educación con énfasis en aspectos didácticos. Ofrece, a su vez, distintas menciones como educación básica, educación secundaria superior, educación de adultos y formación profesional. Además incluyen prácticas de enseñanza, que se realizan en escuelas pertenecientes a la universidad, aproximadamente unos 20 ECTS. Antiguamente también se hacía igual en España en las llamadas escuelas ‘anejas’.

Cabe mencionar que las prácticas realizadas por los estudiantes son supervisadas y con un seguimiento exhaustivo por profesores universitarios y profesores de los centros. He tenido la suerte de realizar unas prácticas docentes en un colegio finlandés. Después de preparar las sesiones junto con la maestra de aula, las he llevado a cabo y por último tras cada una de las clases he recibido un ‘feedback’ de todos los aspectos que había observado durante mi intervención con el fin de mejorar y completar mi formación. Los colegios de prácticas de las universidades son centros del Estado, financiados por el Ministerio de Educación y sus profesores tienen un doble papel: por una parte imparten clase a sus alumnos y, por el otro, supervisan y sirven de mentores a los profesores en prácticas. Además tiene que participar en labores de desarrollo educativo, estar al día de todas las novedades y trabajar activamente en la investigación. Ser uno de éstos profesores de aula es un reto.

Como bien destaca Zichner (1990) la calidad de las prácticas educativas define la calidad de la formación de los profesores. Afirmación con la que estoy totalmente de acuerdo y por ello es tan relevante el Prácticum para los futuros docentes.

El objetivo de los estudios pedagógicos es crear oportunidades para aprender interacciones pedagógicas, desarrollar técnicas de enseñanza y aprender a programar, enseñar y evaluar la enseñanza según el currículo, el contexto, la edad y las capacidades del alumnado. Los alumnos deben ser capaces de aprender a cooperar con otros docentes, padres, participantes y representantes del bienestar social (www.helsinki.fi/vokke).

Autonomía

Las universidades tienen un grado alto de autonomía en el diseño de sus planes de estudio. Por lo tanto, no existe un currículo de la formación de profesores que cubra todas las universidades en Finlandia. Es posible vincular la educación del profesorado con los objetivos estratégicos propios de cada universidad (Tella 1996)

No obstante, sí existen algunos principios generales que han sido seguidos por todas las instituciones encargadas de la formación del profesorado que son los comentados anteriormente. Esto se debe en parte a las recomendaciones del Ministerio de Educación y los acuerdos de los Decanos de las facultades de educación y los directores de los departamentos de formación que son responsables del contacto frecuente entre sí y con el Ministerio. El Ministerio de Educación tiene plena confianza en los departamentos y facultades involucradas en la formación del profesorado (Meiselao, 2007, p. 163).

Como alumna, puedo mencionar el carácter abierto que tienen los estudios en Finlandia. No existen unas asignaturas predeterminadas para el curso de primero, segundo o tercero como ocurre en mi Facultad. Cada estudiante sabe qué asignaturas son obligatorias para su formación pero existen muchas otras que son optativas. Cada uno elige según su propio criterio. Existe al igual que en otras partes de Europa una disciplina ‘major’ y otra ‘minor’, en relación con el área en el cuál se está más preparado.

Formación continua y permanente

Entendemos por formación permanente un proceso dirigido a la renovación y revisión de conocimientos, actitudes y habilidades previamente adquiridas determinado por la necesidad de actualizar los conocimientos como consecuencia de los cambios y avances de la tecnología y de las ciencias (UNESCO, 1975)

Esta formación se encuentra totalmente descentralizada en Finlandia. Se realiza a nivel local, son las autoridades locales junto con los centros escolares los principales agentes responsables de implementar la formación permanente para su profesorado, aunque es el Estado el que pone los medios presupuestarios.

Los directores de los centros pueden estimular a los profesores, mediante la negociación y el diálogo,  para que participen en asuntos que consideren necesarios.

Todo el profesorado de primaria tiene que participar en la formación continua durante un mínimo de tres días al año fuera del horario escolar. Son las administraciones locales las que promueven estos cursos complementarios. Por otro lado, el Estado organiza estudios de extensión y profundización profesional. Estos estudios están financiados totalmente por el Estado y el maestro mantiene su salario y puesto de trabajo, y puede, además, acceder a ayudas económicas en caso de que la formación se realice en el extranjero.

Los profesores jóvenes ven su profesión como un aprendizaje permanente ante el cual mantienen una actitud positiva hacia el desarrollo de sus competencias y experiencias (Niemi & Tirri 1995)

Conclusión

En la formación inicial de alto nivel del profesorado la pedagogía ocupa un lugar fundamental, la confianza y consideración de la sociedad hacia los docentes son las mayores divergencias entre el sistema finlandés y el nuestro.

De todas formas un sistema educativo está compuesto no sólo por la escuela, sino también por el ambiente familiar y sociocultural. La educación es compartida, siendo cada uno de los sectores tan importante como los otros. Por lo tanto los sistemas no son transferibles.

Los planes de estudio deben estar adaptados a las necesidades sociales y educativas del momento. El profesorado no sólo tiene que dominar las materias curriculares que ha de impartir sino también ser experto en pedagogía.

Asegurar una buena  formación del profesorado es esencial si se quiere conseguir un sistema educativo sólido y de éxito. Finlandia ha evolucionado desde los años 70 a la actualidad a través de métodos tradicionales modernizados y con buenos docentes. Es el profesorado  el que día a día, en las aulas, está en contacto con la realidad educativa, quien lleva a cabo lo que las leyes establecen, quien pone en práctica lo que el currículo recoge a través del proceso de enseñanza aprendizaje. Es por ello que el maestro es considerado el cimiento sobre el que se asienta la educación de un país. Es en los primeros años de enseñanza donde deben estar los mejores profesionales,  pues es aquí cuando se inician los fundamentos de los aprendizajes posteriores.

Los estudiantes de magisterio deberían decantarse por esta profesión por verdadera vocación, con una motivación intrínseca y siendo plenamente conscientes del reto al que se enfrentan: educar a una sociedad futura.

 

REFERENCIAS

García Perales, N. y Martín Sánchez, M.A. (2011). Algunas notas en perspectiva comparada sobre formación de maestros: el caso de España y Finlandia. Tejuelo, nº 13, 2012, pp. 70-87. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3804433

Jakku-Sihvonen, R. & Niemi, H. (2006). Introduction to the Finnish education system and teachers’ work. In R. Jakku-Sihvonen, H. Niemi (Eds.), Research-based Teacher Education in Finland- reflections by Finnish Teacher Educators .Turku: Finnish Educational Research Association.

Melgarejo, J. (2006) La selección y formación del profesorado: clave para comprender el excelente nivel de competencia lectora de los alumnos finlandeses. Revista de Educación, extraordinario 2006, pp. 237-262. Disponible en: http://www.revistaeducacion.mec.es/re2006/re2006_14.pdf

Melgarejo, J. (2008) Las claves del éxito de Finlandia en PISA: calidad y equidad. Revista Crítica 2008, pp 48-52. Disponible en: http://www.revista-critica.com/articulos.php?id=2116

Robert, P. (2007) La educación en Finlandia: los secretos de un éxito asombroso. http://www.otraescuelaesposible.es/pdf/secretos_finlandia.pdf

   
| Sábado, 26. Julio 2014 || CEP "Luisa Revuelta" Córdoba |