«

MEJORA DEL RENDIMIENTO ESCOLAR EN LOS CENTROS EDUCATIVOS.

Autora

 

Olga Femenía Millet

 

Resumen

El fracaso y el abandono escolar se han convertido en uno de los problemas más graves que sufren en la actualidad los sistemas educativos. Un sistema educativo que está al servicio de nuestro alumnado, de las familias y de la sociedad en su conjunto, debe dar una respuesta adecuada para alcanzar los objetivos que  el propio sistema educativo establece para cada uno de las etapas. Por ello para lograr una educación de calidad, todos los miembros del centro educativo deben esforzarse por construir entornos de aprendizaje adecuados (proporcionando recursos humanos, materiales, y normativos) con la finalidad de conseguir el éxito de todo el alumnado.

 

 

 

1. INTRODUCCIÓN:

La práctica educativa diaria nos enseña que a pesar de tener muchos recursos humanos y materiales, es necesaria una puesta en funcionamiento de propuestas educativas innovadoras y de éxito, debido a la problemática socio-educativa de determinados estudiantes ya sea porque están afectados por una baja motivación, por un riesgo de absentismo o por graves problemas de conducta. De ahí que se diga que el profesorado deberá de tener la formación y ayuda necesaria para atender esta realidad y de esta forma dar una respuesta adecuada a la problemática expuesta.

2. OBJETIVOS:

El objetivo principal que se pretende alcanzar es la mejora  de los resultados escolares del alumnado, especialmente de áreas instrumentales, a través de la mejora de la práctica docente para reducir el fracaso escolar y el abandono escolar al 10%.

Los objetivos específicos a alcanzar son:

1. La mejora de la calidad del servicio educativo a través de la detección, y aplicación de buenas prácticas educativas.

2. Conocer los motivos por los cuales se incide en el fracaso y abandono escolar.

3. Comprender las actuaciones para reducir el fracaso y el abandono escolar.

4. La puesta en marcha de acciones de formación del profesorado que optimicen las buenas prácticas de los docentes.

 

3. DESARROLLO

La adolescencia es una etapa en la que el estudiante sufre diferentes cambios, que le permitirán  adquirir autoestima y adaptarse al entorno social.

La educación recibida por los padres durante esta etapa es primordial para que el estudiante sepa como enfrentarse a los conflictos de relación que puedan surgir tanto en la escuela, como en casa.

 

Tenemos dos colectivos objeto de estudio que son:

– El alumnado que no han conseguido el título de Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria ni por la vía ordinaria ni por los otros programas adicionales (es el alumnado que ha fracasado en el centro educativo).

– El alumnado que sí  han obtenido el Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria pero se dejan los estudios durante el bachillerato (es el alumnado que ha abandonado el centro educativo).

Son estudiantes que empezaron el primer curso de bachillerato o de un ciclo formativo de grado superior y luego se dan cuenta que no están lo suficiente motivados para continuar estudiando y deciden abandonar sus estudios postobligatorios.

 

Dentro del alumnado que ha finalizado el título de Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria, existe una clasificación que es la siguiente:

– Se ha obtenido el título de Graduado con edad máxima de 16 años (se denomina alumnado con éxito escolar).

– Se ha logrado el título de Graduado más tarde de los 16 años (se denomina alumnado con retraso escolar).

 

El insuficiente apoyo y ausencia de flexibilidad laboral por parte de las empresas para lograr la conciliación de la vida laboral y familiar ha favorecido el aumento de las guarderías infantiles en las que el niño deberá pasar sus años más decisivos para la formación de su personalidad y afectividad, lo que muchas veces implica un desarrollo psicológico agravado por la falta de tiempo de los padres para supervisar su proceso madurativo.

 

La inadecuada adquisición de hábitos básicos para la maduración personal del niño: la necesidad de unos horarios reglados, adecuada alimentación, motivación a la lectura, conduce a la aparición de niños híper protegidos con fácil tendencia a la frustración ante la menor dificultad.

3.1. MOTIVOS PARA LOS CUALES SE INCIDE EN EL FRACASO Y ABANDONO ESCOLAR.

Existen diferentes factores que inciden en el alumnado para que abandone el centro educativo:

1. Factores afectivos:

– Algunas investigaciones han demostrado que entre un 30 y un 50% de los abandonos escolares se deben a causas afectivas.

 

– Suelen darse en alumnos con carencias afectivas como sobreprotegidos, así como en adolescentes hiperactivos, inseguros, que han sufrido la pérdida de un familiar y han vivido en un desagradable ambiente familiar. Estas circunstancias suelen generar trastornos de carácter acompañados de inestabilidad, cólera y reacciones negativas frente al profesor y los compañeros, lo que acarrea importantes dificultades de integración en el centro educativo.

 

– Entre las situaciones que  pueden alterar el equilibrio afectivo y perjudicar su rendimiento escolar nombramos las siguientes:

– Situaciones especiales que alteran el núcleo familiar: como la muerte o la enfermedad de uno de los progenitores o de un amigo.

– Estilos educativos de los padres: una disciplina extrema o una gran perfección  hace que los padres creen unas expectativas en los estudiantes que muchas veces no consiguen alcanzar, lo que les crea una fuerte inseguridad y una gran frustración.

– Los estudiantes que viven en mundos virtuales y sólo se motivan por estímulos audiovisuales quedando reducidos los soportes tradicionales de transmisión del saber a la mera condición de rutina, se les debe de transmitir que en toda materia se tiene una parte teórica que se explica sobre la pizarra y una parte práctica que es más interactiva que se suele explicar con diapositivas o a través de una pizarra digital.

Por lo tanto, los estudiantes no deben darle solo importancia a las clases audiovisuales sino también a la típica clase magistral que se imparte en la pizarra tradicional.

– Situación económica y social desfavorecida: existe una clara relación entre el nivel social del estudiante  y su rendimiento, dependiendo en muchos casos de los estudios de los padres, de la marginalidad y de las diferencias en el caso de los inmigrantes.

– La depresión no es exclusividad de los adultos, los estudiantes también la padecen, se manifiesta con agresividad, un estudiante que normalmente es pacífico y tranquilo, si de repente se comporta de manera violenta y agresiva, está dando una señal de alerta para que los padres y profesores le escuchemos y le ayudemos.

 

2. Factores pedagógicos:

– La desmotivación: si un estudiante está desmotivado porque no hay nada que le entusiasma y le impulsa a estudiar, no podrá con los contenidos que se imparten en el aula, entonces para él estudiar será un fastidio y sus notas bajarán.

 

– Una manera de motivar los padres  a sus hijos es prometiéndoles un regalo, para que así el estudiante se sienta más motivado para aprobar.

Todo esto ocurre porque muchos estudiantes no tienen suficiente afán de saber, ni la satisfacción de un boletín de notas que alegre la vida a sus padres, y ni la promesa de un futuro mejor gracias a la educación.

 

– Programación inadecuada: se exige al estudiante tareas muy difíciles para su nivel de maduración intelectual y no se tiene en cuenta que cada estudiante tiene un ritmo de aprendizaje diferente.

 

– La masificación: el número de estudiantes que a veces supera los 25 por clase, suele incidir negativamente en el aprendizaje del alumno.

 

– La figura del profesor puede influir de forma positiva o negativa en el alumnado, ya que determinadas actitudes del profesor puede crear en el estudiante un sentimiento de inferioridad e incluso llegar a que odie la materia.

 

– El acoso escolar que sufren algunos alumnos por parte de sus propios compañeros influye en ellos disminuyendo su interés por la materia.

 

– La falta de concentración, adolescentes distraídos e inquietos, que no paran de moverse y con dificultades para prestar atención en clase son candidatos perfectos al fracaso escolar. Es fundamental para padres y docentes detectar este tipo de conducta que se manifiesta como un trastorno por déficit de atención combinado con hiperactividad.

 

3.2. ACTUACIONES PARA REDUCIR EL FRACASO Y EL ABANDONO ESCOLAR.

1.  Para reducir el fracaso escolar, se aprueba una nueva modalidad de beca para los alumnos de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (P.C.P.I) era lo que se denominaba la antigua garantía social, destinado a aquellos estudiantes que habiendo ya repetido, no pueden obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria por la vía habitual.

 

Los programas de cualificación profesional inicial es ofrecer una vía alternativa al alumnado que no haya obtenido el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), y al mismo tiempo, conseguir una cualificación profesional que facilite su acceso al mundo laboral, sin prolongar la escolarización más allá de los 18 años.

– Se deberá cursar en 2 cursos académicos.

– Va destinado a los estudiantes mayores de 16 años, y excepcionalmente a estudiantes con 15 años.

Estas becas son destinadas a alumnado con rentas familiares más desfavorecidas, se pretende que los adolescentes más desfavorecidos económicamente que tendrían que trabajar mientras estudian,  no tengan que recurrir a trabajar y puedan seguir estudiando para poder obtener el Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria.

 

2.  Otra opción que se utiliza para disminuir el fracaso escolar y el abandono escolar es convocar a los padres y a las madres del alumnado para darles una conferencia de cuales son las mejores técnicas y hábitos para que sus hijos cuando estudien sepan aprovechar el tiempo al máximo.

 

3. En el centro educativo existe un programa de orientación académica y profesional para los alumnos que finalizan el 4º curso de Enseñanza Secundaria Obligatoria y el 2º curso de bachillerato para que sepan elegir correctamente su futuro profesional.

– Al alumnado de 4º curso de Enseñanza Secundaria obligatoria se les asesora que existen dos opciones: bachillerato o un ciclo formativo de grado medio. Y además se les orienta de las diferentes salidas profesionales que existen si se realiza un ciclo formativo de grado medio.

– Al alumnado de 2º de bachillerato se les asesora que existen dos opciones: un grado universitario o un ciclo formativo de grado superior.

 

3.3. FORMACIÓN DEL PROFESORADO.

El orientador es necesario para poder luchar contra el fracaso y el abandono escolar en los centros educativos porque permite asesorar al profesorado que trabaja en el centro y orientar a las familias a cómo han de ayudar a sus hijos a estudiar.

 

Una de las funciones que tiene el orientador es la de asesorar al profesorado en cuanto a la problemática que pueda existir en las clases (como por ejemplo: discriminación por raza, déficit de atención, hiperactividad, acoso escolar en el centro o por Internet y drogadicción).

 

Cada vez resulta más complicado ser profesor de enseñanza secundaria porque  además de educar en conocimientos se ha de saber educar en los diferentes temas transversales como son: consumismo, el medio ambiente, la no discriminación ni por sexos ni por raza, la educación vial, moral y cívica.

De ahí que sea conveniente impartir cursos de formación permanente al profesorado para orientarlo a como debe de actuar ante situaciones que son propicias para el fracaso y abandono escolar, pero no  con cursos teóricos que normalmente están muy alejados de la realidad sino con casos prácticos o con algún intercambio de experiencias por parte de varios docentes, todo ello se realiza con la finalidad de aportar unos nuevos conocimientos más prácticos para que luego el profesorado pueda aplicar en el aula y le resulte más fácil impartir la materia.

3.4. TITULACIÓN Y MERCADO DEL TRABAJO.

Hay una clara correlación entre el mercado laboral y su nivel educativo, de ahí  que se confirme que en las comunidades donde hay trabajo poco cualificado existe más abandono escolar.

El auge del ladrillo que hubo en los últimos años es lo que empujó a muchos adolescentes a incorporarse al mercado laboral sin haber finalizado una formación obligatoria en el centro educativo.

Las oportunidades de trabajo que muchos adolescentes encontraron en el mercado laboral y que no les exigía haber finalizado su formación obligatoria, ha sido uno de los motivos para que crezca el abandono escolar en los últimos años.

 

Hoy sabemos que no ha sido una buena opción el facilitar el mercado laboral a un adolescente que no haya finalizado el Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria, porque en plena crisis esos adolescentes no consiguen trabajo.

 

Por lo tanto, como profesores hemos de inculcar a nuestros estudiantes que si no finalizan el graduado en Enseñanza Obligatoria será muy difícil encontrar empleo y que cada vez va a ser más difícil en el futuro encontrar trabajo, e incluso ya no será suficiente tener el Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria sino que se deberá tener unos estudios post-obligatorios como un ciclo formativo de grado medio o bachillerato para poder competir por un puesto de trabajo.

 

Los adolescentes que no terminaron su formación en el centro educativo y que fueron atraídos al mercado laboral por el boom del ladrillo, hoy no son capaces de mantener su estabilidad laboral. Y si quieren buscar otro trabajo, el hecho de no tener el Graduado en Enseñanza Secundaria Obligatoria complica las cosas y se convierte en un problema.

4. CONCLUSIONES

– Es positivo utilizar unas buenas prácticas para hacer frente al absentismo, al fracaso y al abandono escolar siempre que todos docentes tengan las competencias necesarias para poder desempeñarlo y estén comprometidos en ello.

 

– Ningún alumno quiere fracasar o ser un mal estudiante, las dificultades empiezan a dejar de serlo cuando se abordan de forma adecuada y eficaz, correspondiendo a la escuela contemplar la labor familiar en dos aspectos: instrucción y socialización.

 

– Si un estudiante no está rindiendo adecuadamente, es necesario averiguar cuales son las causas, y para ello es necesario la coordinación de todos los profesionales relacionados con el desarrollo y la atención de los estudiantes.

 

– Al hablar de fracaso y abandono escolar no sólo se pone de manifiesto el rendimiento del estudiante, sino que supone también una señal de éxito o fracaso del propio sistema y de la política educativa en general.

 

– El abandono escolar es un grave problema de nuestro sistema educativo, siendo las causas diversas y complejas, no dependiendo sólo del sistema educativo, sino también de la situación económica y social de las familias, por ello se están dando becas y ayudas a los estudiantes más desfavorecidos económicamente.

 

– Los centros educativos deberían de colaborar más estrechamente con el profesorado y con otras entidades comunitarias a fin de rentabilizar mejor los esfuerzos y recursos invertidos en la formación de menores. Cabe destacar también la necesidad de promover la formación del profesorado en estrategias de comunicación y colaboración con las familias y con otos agentes educativos y comunicativos.

 

5. REFERENCIAS BIBLIOGRAFÍCAS

– MORENO, A. Técnicas y estrategias para afrontar el estudio de manera eficaz. Málaga: Aljibe, 2002.

– CARBONELL, J.L. ¿Qué hacer cuando los hijos dejan de estudiar?. Revista de educación y futuro, 2001,14, 97-108.

– CARDOSO H. Fracaso escolar, violencia y absentismo y en la escuela obligatoria. Revista de estudios de juventud, 2002, 52, 9-14.

– TORIO, S. Familia, escuela y sociedad. Málaga: Aula abierta, 2004.

– MARCHESI, A.La comprensión del fracaso escolar. Madrid: Alianza, 2002.

– http://www.fracasoescolar.org