ASESORÍA DE EDUCACIÓN INFANTIL: REFLEXIONES COMPARTIDAS.

Autora

Mª Carmen Lara Poveda

Asesora de Educación Infantil en el CEP de Córdoba

Resumen

Visión de la Etapa de Educación Infantil desde el punto de vista de la asesoría de formación. Se contemplan aspectos como la detección de necesidades, intereses del profesorado, autoformación y gestión de actividades y recursos, principales objetivos con respecto a la actualización docente. Un reconocimiento a quienes siempre consideran en desarrollo sus competencias profesionales, a quien mantiene viva la ilusión y las ganas de intercambiar y aprender de los demás.

 

Primeras impresiones

En estos momentos iniciales de reflexión, de anécdotas y recuerdos, vuelvo a mi escuela, a mi aula, a mis niños y niñas a los que tanto echo de menos. Puede parecer extraño comenzar este artículo así, pero me siento de alguna manera en la necesidad de explicar cómo llegas a ser asesora de formación cuando disfrutas de lo que haces en tu centro.

Por acercaros a mis motivaciones, mencionaré que tras mi implicación en la dirección y la participación en actividades formativas organizadas por el Centro del Profesorado, comenzaron a abrirse nuevas opciones de acción-investigación en el aula y algo muy importante, la relación con los asesores y asesoras del CEP, al principio tan ajenos como pudiera parecer a muchas de vosotras y vosotros, pasó a convertirse en algo más cercano que en algún momento te anima e introduce el gusanillo de presentarte a la convocatoria.

Desde este punto de vista, se emprende un nuevo trabajo con muchas potencialidades, que implica no perder la perspectiva de maestra, que tiene mucho de planificar y gestionar, pero también mucho de facilitar, ayudar, compartir y aprender.

Claro, no penséis que esto es un camino de rosas. Solo os contaré que más de una vez hemos conocido escenas tipo…

– Buenos días, soy la asesora del CEP.

– ¿De qué?

– Del Centro de Profesores. ¿Podría hablar con el director o directora?.

– En estos momentos no puede atenderla.

(No nos deja pasar de la puerta)

– Entonces con alguien del Equipo Directivo, o la persona responsable de formación. Tenía una cita concertada…

– Espere, a ver a quién encuentro…

Se va y te dejan sola, en la entrada, a merced de una alma caritativa que te haga pasar a la sala de profesores donde quizá encuentres a alguna compañera que te cuente lo que pasa en el cole, lo que necesitan y lo que quieren hacer al calor de un cafelillo, aunque sea de máquina automática.

alt

Lo que quieren las maestras y algún maestro

Lo primero es escuchar, recoger sugerencias, indagar y eliminar ideas preconcebidas sobre lo que es adecuado o no para el colectivo al que atendemos. Aterrizar en todas estas cuestiones, supone observar cuáles son las necesidades reales del profesorado y cuáles son las temáticas de su interés, conjugándolas por otro lado, con las líneas que marca la Consejería y la vanguardia metodológica que incide en la innovación y la mejora de los rendimientos escolares del alumnado.

Ardua es la tarea, pero se afronta con la entereza y la sistematización que nos ofrecen diversos medios: contacto directo con el profesorado, visitas a los centros educativos, sugerencias recogidas en las encuestas de cursos, procesos de intercambio y experimentación de la práctica educativa, propuestas de Grupos de Trabajo y Formaciones en Centro, etc.

Todo es valorado y tenido en cuenta para intentar dar respuestas al profesorado sobre las más variadas inquietudes por cualquiera de los aspectos curriculares de la Educación Infantil.

Queremos saber, queremos aprender y seguir investigando como nuestros niños y niñas, sobre proyectos de Investigación, organización del aula, lectura y escritura, matemáticas manipulativas, magia y creatividad, motricidad, música, experimentos, nuevas tecnologías y su aplicación al aula. Queremos saber, queremos aprender y seguir investigando como nuestros niños y niñas, sobre la elaboración de materiales y recursos, arte y literatura, trabajo con las familias, convivencia, coeducación, programación, cultura andaluza e interculturalidad. Queremos saber, queremos aprender y seguir investigando como nuestros niños y niñas, sobre un sinfín de aspectos que a veces hay que abordar en talleres que, más que profundizar, sugieren las posibilidades de determinadas actividades y generan nuevas propuestas. Aquí radica nuestra singularidad y las posibilidades prácticas que son tan valoradas por las maestras y algún maestro.

Pero, cómo me las maravillaría yo

Encima de la mesa, notas de cuaderno, agenda, tabulación de encuestas, calendario e ideas, muchas ideas que hay que poner en marcha.

El diseño del Plan de Actuación para atender al profesorado de Educación Infantil intenta conjugar demandas con la deseada innovación pedagógica en una línea temporal que retrocede, se mantiene y avanza. Se trata de trazar un itinerario lo suficientemente abierto y flexible como para garantizar la actualización docente del profesorado en sus distintos niveles de competencia profesional.

Un reto siempre presente. Cualquier actividad programada carece de sentido si permanece empolvada en el apartado correspondiente del Concurso de Traslados o en ese de Sexenios que parece entrar en un periodo de extinción.

Buscamos a toda costa y apenas sin herramientas para su valoración, que los cursos impartidos impregnen la práctica educativa y conviertan el aula y el entorno escolar en medios para lograr el tan nombrado desarrollo integral de nuestro alumnado, lo cual nos obliga a pensar en cómo se puede unir teoría y práctica, cómo se pueden ofrecer modelos válidos que sepan transmitir el saber hacer y la ilusión necesaria para componer la sinfonía formación-mejora.

Incorporar el seguimiento en nuestros cursos supone acompañar, con referentes cercanos, los procesos iniciados y resolver las dificultades encontradas conforme se producen. Nuestras armas, el apoyo estratégico de maestras a las que se les reconoce su prestigio profesional y su compromiso con la innovación, la Red como aliada de la comunicación online y centro logístico de almacenamiento de recursos, las tareas como evidencias de conquistas diarias.

¡Bravo, no se puede hacer mejor!

He compartido a lo largo de estos años experiencias con muchas compañeras y compañeros que han pasado por los espacios del CEP de Córdoba, a los que llegamos a conocer muy cercanamente y a valorar su implicación en la formación.

Esta imagen de compromiso profesional traspasa el ámbito de la etapa, por lo que agradezco infinitamente su asistencia pese al agotamiento y a las inclemencias del tiempo, su actitud desprendida y su modestia, la apertura de su clase y su contribución a extender buenas prácticas. Las maestras de Educación Infantil responden más allá de la mera actualización docente:

  • Que se les requieren tareas y aplicación en el aula, llenan el correo de la asesoría responsable con fotos de su clase y los recursos elaborados expresamente para los contenidos trabajados.

  • Que se les pide participación en la Red, plantean sus progresos y sus dudas, se ayudan mutuamente, suben la autoestima de los demás e infunden como nadie los ánimos necesarios.

  • Que hay que colaborar con la formación inicial o en cualquier tipo de proyecto de investigación, siempre dispuestas a compartir su experiencia, sus espacios, a su alumnado y familias.

Avances, tropiezos y caídas

El recorrido por el asesoramiento en estos años me ofrece una visión global de los aspectos conseguidos, aquellos en los que hay que incidir y los otros muchos que deben introducirse para lograr la renovación día a día.

Sin entrar en contenidos específicos, destacaría logros en el desarrollo de las competencias profesionales del profesorado de Educación Infantil, propiciados estos por el refuerzo de la inteligencia emocional y el aprendizaje entre maestros y maestras que dialogan entre sí, se tutorizan e intercambian lo que funciona en clase. Se avanza hacia la mitad del trayecto con un salto claramente cualitativo, que siembra constantes inquietudes solo satisfechas en la relación constante con el CEP y los compañeros y compañeras que reencontramos.

Ahora tengo que hablar de obstáculos en el camino, tropiezos y caídas, pendientes que quisiera abordar y no siempre está en mis manos poder hacerlo en el modo que mejor considero. Por citar alguna de estas preocupaciones sin resolver, está la formación del colectivo que atiende al alumnado de 1º Ciclo de la Educación Infantil, ciclo en la actualidad totalmente desvinculado al siguiente, en muchas ocasiones desprestigiado, desconocido u olvidado. Y hablando de coordinación, parece interesante señalar la disparidad metodológica entre Infantil y Primaria como una de las principales causas del escaso calado de las CCBB en las prácticas docentes en el aula.

Entre mis objetivos y anhelos también está ampliar el número de profesorado que asiste a la formación y flexibilizar la admisión a nivel provincial; algunas veces tengo la impresión de ver pocas caras nuevas en nuestros cursos y otras veces siento total empatía con las reclamaciones de compañeras y compañeros que, viviendo en Córdoba y por sus condicionamientos personales, no tienen acceso al CEP de la capital y no pueden formarse en otros tiempos y espacios.

Algo para recordar

Son muchas las horas de complicaciones y dedicación a las funciones de asesoría. Aún así prevalecen los momentos dulces de conocer a multitud de profesorado y expertos que aportan un bagaje inmenso de experiencias que te hacen crecer a nivel personal y profesional.

Es muy de agradecer. Muchas gracias, muchas felicidades por vuestro buen hacer y mucho amor para seguir manteniendo viva la curiosidad y el entusiasmo por aprender.