LAS EXPERIENCIAS MATEMÁTICAS EN NUESTRA AULA DE INFANTIL.

Autora 

María José Ocaña Ocaña

CEIP Aljoxaní, Córdoba

 

Resumen 

Las matemáticas están presentes en la vida del niño y niña ya que constantemente se enfrentan a situaciones y experiencias encaminadas a desarrollar estrategias y mecanismos que le permitan desarrollar el conocimiento matemático para el cual resulta fundamental la manipulación del niño y niña sobre los objetos para establecer relaciones lógicas. Por ello las actividades programadas serán significativas y útiles para el alumnado.

 



 

 

 

 

1. Las experiencias matemáticas en nuestra aula de infantil.

 

Las matemáticas están presentes en nuestra vida desde el momento mismo del nacimiento aunque será necesario el paso de algunos años hasta que lleguemos a ser conscientes de ello. Desde mi experiencia como alumna de infantil las viví de forma intensa, motivadora y lo más importante en esta etapa, como un juego fascinante. Todos guardamos en nuestra experiencia personal a un maestro o maestra que nos llenaba de alegría cada día de clase y lo recordamos con cariño. Yo a pesar de mi corta edad en esa época, recuerdo a mi maestra de parvulario que me acercó a las matemáticas con materiales de desecho a los que sacaba gran utilidad y esto desde mi experiencia es lo que intento transmitir a mis niños y niñas de infantil: que disfruten aprendiendo.

 

2. Introducción.

 

Resulta evidente la necesidad de desarrollar una actitud positiva hacia los conocimientos matemáticos desde la etapa de Educación Infantil, promoviendo las bases para un posterior desarrollo de conceptos matemáticos más complejos. Para ello es necesario alcanzar una buena representación de los conceptos primarios, que en este primer momento debe tener en cuenta la actividad y la concreción, así como la globalización en que tiene lugar el desarrollo de los conocimientos.

 

El currículo de Educación Infantil refleja claramente una iniciación temprana del niño en la matemática, para que vaya naciendo en él su curiosidad, su interés, su conocimiento de la matemática como portadora de algo atractivo, fascinante e interesante y le introduzcan en el mundo de la abstracción. Debemos enseñar a los niños y niñas que todos puedan disfrutar así con las actividades matemáticas.

 

En mi planteamiento matemático en esta edad así como en cualquier otra área educativa (lenguaje escrito, oral, medio físico, etc.) es importante partir de los intereses del alumnado, que en estos primeros años se relaciona con su entorno más inmediato como puede ser el conteo, la medida, el cálculo, la forma y el espacio.

 

La matemática tratada de forma activa y participativa por parte del alumnado puede dar lugar ya en la etapa educativa a la creación de actitudes de motivación hacia esta ciencia.

 

Los conceptos matemáticos corresponden a un tipo especial de conceptos que se realizan por medio de una actividad mental, puesto que las matemáticas son actividades mentales.

 

Para la formación matemática se requiere además de la comprensión de conceptos, el conocimiento del lenguaje matemático y de los símbolos, y la capacidad de utilizar métodos de resolución y demostración.

 

Para la formación matemática resulta necesario que los conceptos de orden más bajo estén presentes cuando se introduce un concepto de orden superior o complejo.

 

3. La construcción de los conocimientos matemáticos

 

La construcción de los conocimientos matemáticos depende de diversas variables que han de ser tenidas en cuenta desde la etapa de Educación Infantil para obtener unos óptimos resultados y para que se reflejen en las etapas educativas posteriores.

 

A continuación, mencionaremos las diversas variables necesarias para la construcción de conocimientos matemáticos, éstas son:

 

  • De la edad y madurez del niño o niña, el docente debe preguntarse qué objetivos pueden alcanzar los niños y niñas para partir de lo que ya conocen.

 

  • Los conceptos deben presentarse de manera gradual a los alumnos y alumnas.

 

  • Las actividades deben estar adecuadamente estructuradas y secuenciadas.

 

  • Se requiere de la participación activa del niño y la niña para que el aprendizaje sea total y no parcial.

 

  • Para el aprendizaje de las matemáticas resulta imprescindible la motivación y el deseo de aprender, evitando la desmotivación y el aburrimiento.

 

  • Debemos evitar los aprendizajes memorísticos y buscaremos en todo momento la comprensión partiendo del entorno próximo.

 

El docente debe conocer, antes de proponer un nuevo concepto, dos tipos de conocimientos: por un lado el conocimiento previo que tienen y por otro lado el conocimiento que posee del nuevo concepto que tiene que aprender. A la hora de desarrollar el aprendizaje de un nuevo concepto desde la etapa que nos abarca, resulta de gran importancia utilizar el ejemplo, introduciendo el concepto por medios próximos al niño y niña y haciéndolo aparecer en diferentes contextos.

 

Los contenidos que debemos tener claros y definidos para abordar la matemática en nuestra aula requieren previamente del trabajo por parte del docente de los siguientes aspectos:

 

  1. El cerebro, los hemisferios cerebrales. Sus características y sus funciones.

  2. El pensamiento matemático.

  3. El rincón de la lógica matemática.

  4. Los materiales específicos matemáticos.

  5. El proceso de aprendizaje de los niños y niñas de 3 a 6 años.

  6. Los juegos didácticos matemáticos.

 

Basándonos en un enfoque plurimetodológico, el proceso de enseñanza-aprendizaje se irá adaptando a las necesidades individuales de nuestro alumnado, desde una perspectiva global y partiendo de sus intereses e ideas previas. Será un proceso esencialmente lúdico y favoreciendo la creación de aprendizajes significativos. En todo momento debemos atender a la diversidad de nuestro grupo-clase, ofreciendo respuestas adecuadas a cada cual. Además de dotar a nuestra intervención educativa de un carácter lúdico, el juego debe ser tratado como objetivo educativo. Será fundamental guiar la actividad matemática en Educación Infantil a través de la observación, manipulación, experimentación y reflexión.

 

A lo largo de nuestra jornada escolar podemos hacer alusión a las matemáticas en cualquier momento del día, es decir, podemos contar cuántos niños y niñas han venido a clase, observaremos nuestra aula para buscar los formas geométricas que podemos encontrar en ella, observaremos nuestro cuerpo, pues en él aparecen numerosas actividades que podemos realizar como contar cuántos ojos tenemos, su forma, nuestra cara, etc. sirviéndonos de objetos como el espejo.

 

En el pensamiento lógico–matemático intervienen, como ya hemos comentado anteriormente, numerosas capacidades que son necesarias para su desarrollo: la observación (en educación infantil es imprescindible que el niño y niña observe detenidamente su entorno para que perciba todo lo que rodea y desarrolle una lógica elemental para el ser humano) y la imaginación (debemos favorecer situaciones en las cuales deba crear de forma imaginaria situaciones para comprender los conceptos matemáticos, crear con la mente situaciones que le permitan encontrar soluciones), es decir, se intenta estimular al alumnado para encontrar soluciones a las cosas y ayudarles a reflexionar.

 

Pero, cuáles son los conceptos que debemos trabajar en la representación matemática. Los más destacados pueden ser:

 

  • Las propiedades de los objetos: tamaños, colores, formas geométricas, etc.
  • Los números: trabajaremos la relación existente entre cantidad y grafía.
  • Las medidas: abarca nociones como grandes, pequeñas, medianas, altas, etc.
  • Espacio: trabajaremos la representación de los conceptos en el espacio abarca nociones como delante, detrás, arriba, etc.
  • Tiempo: alude a nociones como día, noche, ayer, antes, después, etc.
  • Comparativos: son términos que nos permiten comparar magnitudes como más que, menos que, etc.
  • Cuantificadores: mucho, poco, nada, etc.

 

Todos estos conceptos se trabajarán desde la individualización porque cada alumno y alumna tendrá su propio ritmo de aprendizaje y una madurez que debemos tratar de forma personalizada.

 

Al trabajar estos conceptos matemáticos, debemos utilizar una gran variedad de recursos didácticos, utilizando todo aquello que puede favorecer el aprendizaje y desde una perspectiva docente, se debe aprovechar todo aquello que el mundo del desecho nos proporciona.

 

 

 

4. Recursos didácticos presentes en mi aula de 3 años

 

En las aulas infantiles, en la mayoría de los casos, encontramos una gran variedad de materiales que sirven de soporte para la realización de actividades matemáticas. Entre ellos podemos encontrar:

 

  • Los bloques lógicos.
  • Las regletas de Cuisenaire.
  • El ábaco.
  • El geoplano.
  • El tangram.
  • Material para la simetría.
  • Construcciones.
  • Material para la medida.
  • Juegos de números.
  • Juegos de texturas.
  • Juegos de formas.

 

Además de estos podemos y debemos mencionar aquel material que no tiene un uso exclusivo para el aprendizaje de las matemáticas, pero permite actividades variadas para el aprendizaje de estos conceptos tal y como me enseñó mi querida maestra de mi etapa de parvulario. Enumeraremos algunas de ellas:

 

  • Actividades de exploración libre de los materiales.
  • Actividades de comprensión del espacio.
  • Actividades para la clasificación y la seriación.
  • Actividades de comprensión de las medidas.
  • Actividades que permitan acceder al concepto de número.
  • Y todas aquellas que consideremos adecuadas para la comprensión de las matemáticas.

 

A la hora de realizarlas podemos establecer el agrupamiento que favorezca mejor el desarrollo de la actividad (gran grupo, pequeño grupo o individual).

 

 

 

5. Taller de matemáticas a partir de un cuento. Ejemplos de actividades matemáticas realizadas en mi aula con mi alumnado de infantil

 

En numerosas ocasiones se nos puede plantear cómo podemos trabajar las matemáticas en el aula de Educación Infantil.

 

Los cuentos nos pueden ser de gran utilidad para trabajar las matemáticas, pues nos permiten una gran variedad de recursos. En cualquiera de ellos se pueden realizar actividades matemáticas, aunque con el siguiente cuento clásico, podemos observar algunos ejemplos llevados al aula de tres años:

 

Los tres cerditos

 

En el corazón del bosque vivían tres cerditos que eran hermanos. El lobo siempre andaba persiguiéndoles para comérselos. Para escapar del lobo, los cerditos decidieron hacerse una casa. El pequeño la hizo de paja, para acabar antes y poder irse a jugar.

 

El mediano construyó una casita de madera. Al ver que su hermano pequeño había terminado ya, se dio prisa para irse a jugar con él.

 

El mayor trabajaba en su casa de ladrillo.

 

– Ya veréis lo que hace el lobo con vuestras casas- riñó a sus hermanos mientras éstos se lo pasaban en grande.

 

El lobo salió detrás del cerdito pequeño y él corrió hasta su casita de paja, pero el lobo sopló y sopló y la casita de paja derrumbó.

 

El lobo persiguió también al cerdito por el bosque, que corrió a refugiarse en casa de su hermano mediano. Pero el lobo sopló y sopló y la casita de madera derribó. Los dos cerditos salieron pitando de allí.

 

Casi sin aliento, con el lobo pegado a sus talones, llegaron a la casa del hermano mayor.

 

Los tres se metieron dentro y cerraron bien todas las puertas y ventanas. El lobo se puso a dar vueltas a la casa, buscando algún sitio por el que entrar. Con una escalera larguísima trepó hasta el tejado, para colarse por la chimenea. Pero el cerdito mayor puso al fuego una olla con agua. El lobo comilón descendió por el interior de la chimenea, pero cayó sobre el agua hirviendo y se escaldó.

 

Escapó de allí dando unos terribles aullidos que se oyeron en todo el bosque. Se cuenta que nunca jamás quiso comer cerdito.

 

Fin.

 

 

 

Actividades de lógica–matemática que podemos realizar:

 

  • Secuenciar las escenas del cuento, el material, el principio y el fin…
  • Ordenar las acciones a partir de dibujos.
  • Contar personajes, animales…
  • Decir disparates sobre el espacio y el tiempo.
  • Clasificar materiales por su peso, medida,…

 

 

 

Otras actividades realizadas por mi alumnado:

 

 

  1. Presentamos al alumnado tres pelotas: una grande, una mediana y una pequeña. Los alumnos y alumnas observarán la forma que tienen, en círculo, y la introducirán en diferentes cajas que variarán según los tamaños: grande, mediana y pequeña. Cada pelota deberá introducirse en su caja correspondiente según el tamaño.
  2. Colocamos a cada niño y niña una goma de un color, por ejemplo rojo, los alumnos y alumnas se dispersarán por el aula y buscarán objetos del color que les haya tocado.
  3. Ponemos dos cajas, una de ellas con muchos elementos y otra con menos elementos (más que y menos que), y les haremos preguntas y realizarán ellos también diferentes agrupaciones.
  4. Introduciremos en una caja parejas de cosas que sean iguales con otras que no son iguales. Los niños y niñas deberán buscar la pareja de cada objeto y mostrárselo al resto de compañeros y compañeras.
  5. Utilizaremos un aro de psicomotricidad para colocar objetos dentro y fuera. Primero lo harán con su propio cuerpo metiéndose dentro del aro, y después, saliendo fuera.
  6. Zona lógico-matemática: aquí encontraremos el rincón de los pensadores (matemáticas). Los materiales serán: puzzles, regletas, bloques lógicos, ábacos, números y libros de números.
  7. Zona de investigadores: en esta zona los niños y niñas llevarán a cabo sus pequeñas investigaciones. Aquí estará situado el rincón de los investigadores. Constará de materiales como: lupa, pluviómetro, termómetro y un panel de corcho donde colocarán sus conclusiones.
  8. Enseñamos objetos de diferentes formas geométricas y ellos deberán buscar esas formas en el aula, en su propio cuerpo y vestimenta.
  9. Realizarán filas que se irán moviendo de forma libre por el aula y a distinta orden, se cerrarán o quedarán abiertas.
  10. De igual modo, harán filas largas y cortas.
  11. Prepararemos dos recipientes, uno grande y otro pequeño. Los niños llenarán un recipiente con legumbres y al pasar al otro la misma cantidad verán que no cabe.
  12. Presentamos un conjunto con tres caracoles y una raqueta. Los niños dirán que elemento no pertenece a dicho conjunto.
  13. Recordemos algunas rutinas: los listados y cuántos han venido, el calendario, los rincones y cuántos pueden ir a cada rincón, sorteos..

 

 

6. Conclusión

 

El estudio de la matemática desde la Educación infantil se integra en un mundo sometido a constante cambio. Cada día aparece nueva información, nuevas teorías, nuevas formas de entender la vida y distintas maneras de representaciones. La matemática es una forma de aproximación a la realidad, brinda elementos de importancia para el proceso vital y permite a la persona entenderla y más aún, transformarla, porque en su nivel más elemental, responde a inquietudes reales para relacionarse en el medio de forma diaria: la necesidad de ordenar, cuantificar y crear un lenguaje matemático.

 

Podemos concluir este artículo resaltando algunos de los aspectos desde los que se valoran los conocimientos matemáticos, que son: la utilidad que los conocimientos matemáticos tienen en nuestra vida diaria, la necesidad de utilizar los conocimientos aritméticos en una amplia variedad de situaciones, la contribución de las matemáticas en el desarrollo de otras materias, servir de base para el desarrollo científico y lo más importante y destacado, el desarrollo del pensamiento lógico y las capacidades espaciales.

 

7. Bibliografía

 


Hohmann, M, Banet, B y Weikart, D.P. Niños pequeños en acción. México: Trillas. (1995).
Kamii, C. Reiventando la aritmética. Madrid: Visor. (1991).
MECD. Currículo de educación infantil.(1991)
Orton, A. Didáctica de las matemáticas. Madrid: Morata. (1990).
Trueba, B.. Talleres integrales en educación infantil. Madrid: Ediciones de la Torre. (1999)

 

UNED. Madrid. 1997.