«

»

Córdoba, ciudad patrimonio. Itinerarios didácticos. Experiencias educativas en la E.S.O

Autores

Ricardo Luque Revuelto y Rafael González Requena

Resumen

La idea de esta comunicación es plantear un acercamiento escolar y ciudadano al patrimonio como forma de recomponer los viejos lazos identitarios y emocionales con la trama urbana en la que nos reconocemos. Con un sentido amplio que supere la vieja tradición artística y estética, desbordado en sus límites temporales hasta comprender el pasado inmediato, debe ser trabajado como un proyecto cultural comprometido en la recuperación y en la construcción de la identidad histórica, la identidad cultural y la identidad ciudadana. Pero también debemos contemplar el patrimonio del futuro, entendido como ejercicio de una ciudadanía viva, que deja su  huella, que construye ciudad con la suficiente calidad como para ser preservada y disfrutada por las futuras generaciones.



El patrimonio constituye un espacio vivo con historia, territorio de símbolos que aportan identidad y belleza, pero también  reflejo del poder y de la desigualdad. El urbanismo como concreción física de funciones sociales y de ciclos económicos. La ciudad en su conjunto como marco de convivencia y ámbito de participación democrática. Estos son en síntesis los aspectos que nos interesa introducir en la mirada escolar hacia la ciudad-patrimonio. Esto supone de entrada superar la visión reduccionista, imperante durante décadas, que identifica el patrimonio con las grandes obras monumentales, percibidas y analizadas desde una óptica formalista y erudita. Patrimonio como herencia extensa, símbolo del cambio y la permanencia en el escenario urbano; patrimonio como legado del poder, pero también como reflejo de la vida y el trabajo del pueblo; patrimonio tangible, pero también intangible (relaciones sociales, la calle como ámbito insuperable de convivencia y satisfacción de necesidades). Patrimonio, en fin, como  realidad compleja y diversa que intentamos organizar para aproximarnos a ella, del siguiente modo: el legado monumental, los espacios públicos de encuentro e intercambio (plazas, fuentes y mercados), los restos visibles de la industrialización, los cauces y las riberas (el agua y sus usos sociales), los límites de la ciudad (redes y periferia), los restos arqueológicos y el patrimonio del futuro.

A la hora de trabajar el patrimonio con nuestros alumnos/as pensamos que el diseño de itinerarios didácticos sería ideal. Para la diferenciación de los mismos, establecemos los siguientes criterios:

  1. Articulación del trabajo escolar y las actividades en torno a una serie de paradas.
  2. Procurar una aproximación al patrimonio como un factor vivo de la ciudad.
  3. Incluir la perspectiva del cambio y de la continuidad.
  4. Incorporar la visión de los contrastes espaciales.

Esta propuesta teórica va refrendada por una serie de orientaciones didácticas, que resumimos en tres apartados:

–        La mirada interdisciplinar y la formación de grupos de trabajo.

–        La metodología: el modelo de investigación escolar.

–        El plan de trabajo: un banco de actividades donde elegir.


La mirada interdisciplinar y la formación de grupos de trabajo.

Al ser la mirada patrimonial muy compleja, en la cual se funden aportaciones de diferentes disciplinas escolares, proponemos una visión interdisciplinar que organice los alumnos/as en diferentes grupos de trabajo de campo:

–       G1: encargado de elementos naturales.

–       G2: encargado de elementos arquitectónicos.

–       G3: encargado de la red viaria y espacios no construidos.

–       G4: encargado de los usos sociales pasados y presentes.

–       G5: encargado del patrimonio vivido.


La metodología: el modelo de investigación escolar.

Este planteamiento didáctico de los itinerarios parte del modelo de investigación escolar, articulado en las siguientes situaciones de aprendizaje: presentación del itinerario y de las paradas elegidas; expresión de las ideas previas en torno al patrimonio; actividades de búsqueda de la información en el aula y preparación de la salida; actividades de trabajo de campo y actividades finales o de síntesis.

El plan de trabajo: un banco de actividades donde elegir.

En el siguiente cuadro podemos ver de forma resumida el planteamiento de las actividades propuesto:

FASE METODOLÓGICA

ACTIVIDADES

Actividades de motivación y explicitación de las ideas previas

– Conceptualización del término patrimonio.

– Análisis de la situación geográfica de Córdoba a partir del mapa de la situación estratégica de Córdoba

Actividades previas a la salida

– Análisis y explicación de la evolución urbana de Córdoba.

– Identificación de los principales estilos artísticos.

– Preparación del material para el trabajo de campo y organización de los grupos de trabajo.

Actividades de trabajo de campo

– Observación del emplazamiento de la ciudad desde el Parque de la Asomadilla.

– Trabajo de campo en los grupos establecidos por itinerarios y paradas.

– Álbum fotográfico.

Actividades de puesta en común, síntesis y conclusiones

–  Puesta en común en el aula.

–  Análisis de los elementos de cambio y continuidad.

–  Puesta en valor del pensamiento divergente y de la empatía través de dilemas: valorar el patrimonio y las necesidades sociales.

–  Reflexión sobre la aportación de la generación actual en la generación de nuevo patrimonio.

–  Actividad de extrapolación: a través del análisis de la plaza de la Xemaá-El-Fná.


Ejemplificación del modelo.

Córdoba ha sido y sigue siendo una de las grandes capitales de Occidente, desde el punto de vista cultural, monumental y paisajístico. Es por ello que constituye un modelo paradigmático a la hora de ejemplificar los postulados descritos acerca de la ciudad educadora y de aplicar esta visión polisémica del concepto de patrimonio.

En este apartado vamos a llevar a cabo una breve explicación que describe una serie de itinerarios propuestos que forman parte de un trabajo más amplio que, a su vez,  contiene una amplia gama de recursos didácticos como textos históricos, mapas, fotografías, grabados, actividades de distinto tipo, etc.

En dicha propuesta se de­sarrollan tres itinerarios, que recorren la ciudad de oeste a este y de sur a norte, enlazando la ribera del Guadalquivir, con el ca­llejero medieval, para desembocar en el paisaje urbano industrial y terciario:

El agua y la ciudad: itinerario 1: “El río y la ribera”

Este itinerario pretende recoger la interacción que secularmente se ha establecido entre la ciudad de Córdoba y su río. Río y ciudad se han ido conformando así un espacio multifuncional donde se mezclan símbolos del poder, de la actividad económica y de la vida del pueblo, y donde se combinan también la sostenida humanización del territorio con la vida vegetal y animal que sobrevive en torno a la corriente.

La ciudad preindustrial: itinerario 2: “Caminando por el tiempo (andando por la ciudad histórica)”

Este itinerario recorre zonas emblemáticas de la ciudad romana y medieval  sirviendo de nexo de unión entre el recorrido por la ribera y el de la ciudad industrial. Si bien es el itinerario más convencional en cuanto al patrimonio histórico, pretende ir más allá al abordar, por ejemplo, los usos sociales del patrimonio. Otra cuestión consiste en registrar las intervenciones recientes en los espacios patrimoniales, incluyendo las medidas de conservación, rehabilitación, el mobiliario urbano y la construcción de nuevas viviendas en zonas cargadas de historia.

Periferia y redes: itinerario 3: “el patrimonio industrial”

El ascenso desde Santa Marina hasta la Puerta del Colodro nos sitúa ante una notable transformación del paisaje urbano. A nuestras espaldas queda el viario medieval, salpicado de iglesias y casas palaciegas, bruscamente interrumpido por la avenida de las Ollerías y por una sucesión de bloques de pisos, entre los cuales emerge el hito vertical del Chimeneón, recordatorio del humilde pasado industrial de la ciudad. Estamos en el itinerario de la antigua periferia industrial y ferroviaria de la ciudad, que hoy alberga junto a los antiguos espacios y usos, otros nuevos que significan, en gran medida, la aportación actual a la ciudad del futuro.

El tratamiento espacial de los itinerarios.

El tratamiento espacial de los itinerarios es objeto de una particular consideración, puesto que constituye el soporte de los hechos sociales, históricos y económicos que tratamos.

Va a recibir, además, un tratamiento didáctico conforme al desarrollo de la Competencia Espacial en el marco de la LOE, que insiste en lo referente a la localización y distribución de los hechos sociales. Se resuelve mediante la inclusión de:

–       Cartografía actualizada.

–       Mapas evolución urbana.

–       Imágenes satelitales que permiten situar el trazado de los itinerarios y ofrecen una visión ortogonal o vertical  que viene a completar la visión horizontal del viandante.

–       Grabados o imágenes urbanas que facilitan una composición de los espacios urbanos en otras épocas.

–       Fotografías enfrentadas en donde se aprecia la evolución de los espacios y de los usos sociales y económicos.

Relación entre arte e itinerarios en el contexto de Córdoba, ciudad patrimonio.

Nuestra propuesta recoge diferentes actividades relacionadas directamente con el arte y el patrimonio artístico, tal y como podemos ver en las actividades de motivación; en las actividades de campo; o en las actividades específicas de reconocimiento de estilos artísticos.

Sin embargo, la interrelación arte-patrimonio artístico nos ha llevado a plantearnos las siguientes reflexiones:

–        El patrimonio histórico es una pieza básica, pero no única, del patrimonio urbano.

–        integración del patrimonio romano y medieval como premisa condicionante del consorcio de ciudades patrimonio de la Humanidad.

–        Papel de las imágenes como punto de partida  para la estructuración de la propuesta.

–        Diferenciación de los estilos y lenguajes artísticos.

–        Interrelación de miradas sobre el patrimonio histórico en un mismo ejemplo: Plazas de la Fuenseca o de la Corredera:

–        Uso social, vivencial y sentimental del patrimonio.

–        El patrimonio histórico no es ni el principal ni el único protagonista. Potenciar la visión interdisciplinar.

–        Fomentar en el alumnado el disfrute por el patrimonio.

Bibliografía

BALLART, J. y TRASSERRAS, J. Gestión del patrimonio cultural, Barcelona: Ariel, 2001.

BORJA, J. y CASTELLS, M. Lo local y lo global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Taurus: Madrid. 1997.

CALAF MASACHS, R. Arte para todos. Miradas para enseñar y aprender el patrimonio. Gijón: Editorial Trea, 2003.

FONTAL MERILLAS, O. La educación patrimonial. Teoría y práctica en el aula, el museo e Internet. Gijón: Editorial Trea, 2003.

MONCADA, R. “La ciudad educadora. Un concepto y una propuesta con historia” en: Ciudad Educadora. Un concepto y una propuesta. Medellín: Corporación Región, 1997.

NARANJO CORDOBÉS L.G., GONZÁLEZ REQUENA, R., LUQUE REVUELTO, R.M. y DÍEZ BELINCHÓN F., Córdoba, ciudad patrimonio. Itinerarios didácticos. Córdoba: Ayuntamiento de Córdoba, 2010.

SOUTO GONZÁLEZ, X. M. Didáctica de la geografía: problemas sociales y conocimiento del medio. Barcelona: Ediciones del Serbal, 1998.

Imágenes.

alt

altalt