«

»

EL INTERCAMBIO DEL CEIP “SAN JOSE DE CALASANZ”.

AUTORA

María Antonia González Caballero

Coordinadora bilingüe del CEIP San José de Calasanz (Peñarroya-Pueblonuevo)

 

Resumen

Es la experiencia anual de un colegio: un  Intercambio Escolar con Francia. La coordinadora y especialista de francés relata el desarrollo, los objetivos, quiénes participan, las actividades y sobre todo cuenta lo positivo y enriquecedor que resulta para todos los que participan en él y fundamentalmente para el alumnado. Es una forma de animar a otros centros de Primaria a que realicen actividades de este tipo, ya que según se demuestra en el Colegio Bilingüe “San José de Calasanz” de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) y a pesar de ser una tarea ardua y laboriosa, es perfectamente factible, y con resultados altamente positivos.

 

 

Desde hace ya diez años, con mucha ilusión y esfuerzo, nuestro Centro programa y desarrolla un intercambio escolar con el Collège Joseph Niel de Muret (Sur de Francia).

La participación se centra en el alumnado de sexto curso de Primaria, con un total de entre 10 y 12 alumnos por año. Hacemos esta actividad de forma conjunta con el IES al que estamos adscritos, de esta forma compartimos experiencias y además, abaratamos gastos.

Desde el primer día, las ganas de los alumnos y alumnas se ven reflejadas en sus caras; y digo desde el primer momento porque, adelantándonos en el tiempo y ya desde la etapa de Infantil y en cada nivel de la Primaria, pregunto: “Cuando estéis en sexto ¿Quién se vendrá conmigo a Francia?” Las respuestas son numerosas y cargadas de ilusión.

Las finalidades más destacadas que mueven esta actividad se resumen en:

  • Es el viaje de fin de Primaria de un Centro bilingüe.
  • Es una experiencia de intercambio cultural, educativo y lingüístico.
  • Aprenden y mejoran un idioma que ya conocen. Ponen en práctica todo lo que han aprendido durante sus años en el colegio.
  • Conocen otra cultura, otras costumbres, otra forma de vida y aprenden a desenvolverse fuera de las familias.

¿En qué consiste nuestro intercambio?

Alumnos y alumnas de sexto curso conviven durante aproximadamente nueve días con  alumnado francés, en calidad de acogida, pasando a ser un miembro más de la familia francesa.

Tras las reuniones pertinentes con el profesorado y equipo directivo, con el propio alumnado y con los padres y madres del alumnado; y tras muchos mails con los compañeros franceses…

A cada alumno y alumna se le asigna un correspondiente, atendiendo a su misma edad o similar, con objeto de que los nuestros mejoren su francés y ellos su español. Y en cuanto cada correspondiente tiene el correo electrónico del otro, empiezan los contactos y la impaciencia por que llegue el día.

Durante nuestra estancia en Francia, nuestros alumnos y alumnas hacen la misma vida diaria que sus correspondientes: Por la mañana en clase, comida en “la cantine” o en la casa de acogida. Tanto las tardes como los fines de semana se dedican a la convivencia familiar y al ocio.

El día a día se desarrolla en clase o mediante la programación de excursiones a sitios culturales, típicos, lúdicos, etc., de la zona y la región. La realización de actividades propias de su edad cumple también una misión didáctica importante. Las visitas más comunes se realizan a la Cîté de l’Espace, le village Gaulois, diferentes museos, Toulouse, sus iglesias, el canal del Midi, el Capitolio, Carcassone, Albi, el hangar de ensamblaje del AIR BUS, Muret, etc.

El viaje lo realizamos en autobús y sobre el mes de marzo. Partimos de noche para aprovechar el periodo del sueño. Siempre decimos: “El viaje es largo pero no se hace largo”.  Las 14 horas aproximadas que dura, aunque parezca mucho tiempo no resulta así, dichas horas favorecen una alegre convivencia entre el alumnado y con el profesorado.

La estancia se acaba, la amistad ha surgido, bastantes lágrimas y “ À bientôt! ”, nos vemos pronto.

Nos devuelven la visita en mayo. Tras muchas horas de preparación y planificación, les ofrecemos una acogida igualmente calurosa, con similares características pero ofreciéndoles nuestra cultura, nuestros monumentos, nuestros pueblos, nuestro colegio y nuestros hogares.

Y ya está, los nuevos amigos y amigas están hechos y vuelven a llorar la partida, hasta quizás el año siguiente…

Una detallada planificación de la actividad conlleva también que tanto alumnado como padres y madres tengan un contacto directo y continuo con los profesores y profesoras para posibles incidencias que puedan surgir durante el desarrollo. Y, por supuesto, los profesores y profesoras somos conocedores de la situación y actividades diarias  del alumnado.

La nuestra resulta siempre y desde hace ya 10 años, una experiencia altamente positiva a todos los niveles, tanto para el alumnado como para nosotros, el profesorado.   A nivel lingüístico, siempre se les nota una mejoría en todas las destrezas.  Y además nuestros alumnos y alumnas esperan con tanta emoción y viven de forma tan intensa esos días que permanecen entre otras familias, que esta experiencia se convierte uno de sus recuerdos más positivos. De ahí que año tras año los encontremos con intención de repetir estas experiencias ya, desde su nueva ubicación, en el Instituto. Y además, como todo, lo bueno, va de “boca en boca” de los alumnos y alumnas mayores a los pequeños y pequeñas.

Tras todo este tiempo, se han creado fuertes vínculos de amistad entre el profesorado, que por otra parte, y al igual que a nuestros niños y niñas, nos beneficia en muchos niveles, y sobre todo a nivel lingüístico. Aprovechamos este momento para poner en práctica y mejorar nuestro francés.

Estos diez años de intercambio no hubieran sido posibles sin la total implicación profesional y personal de profesores y profesoras, gracias también al apoyo de la dirección del centro y por supuesto al interés, motivación y buen talante de nuestros alumnos y alumnas, que a pesar de su corta edad (11 años), son valientes y se atreven a realizar una actividad de tal envergadura.

Desde la experiencia, animo a todos los centros de primaria, a profesores y profesoras de idiomas, tutores y tutoras de ANL…  a al menos, intentar esta magnífica experiencia. Los beneficios y las respuestas siempre son positivas.  MERECE LA PENA.

Aprovechando la difusión de esta revista, me gustaría pedir, animar, solicitar… aquellas ayudas económicas a las que podamos aspirar, en igualdad de condiciones con los centros de niveles superiores, ya que el esfuerzo es mucho mayor en nuestro caso. Ganas no nos faltan, porque, vuelvo a repetir: NUESTROS ALUMNOS y ALUMNAS LO MERECEN.