CÓMO HICIMOS NUESTRA I JORNADA DE BILINGÜISMO.

AUTORES/AS

Luis Soldevilla Cantueso

José Luis Pabón Poza

Mª Dolores Mahedero García

Enrique Navarro Aganzo

Gema Gil Gómez

Ángela Raigón Cantero

María Isabel Del Río Jiménez

Carmen Granados Blanco

 Diana Bazo Morales

Profesores y profesoras del IES Fidiana (Córdoba)

 

Resumen

Mediante este artículo pretendemos compartir con el profesorado de otros institutos y colegios la experiencia vivida en nuestra Sección Bilingüe con la organización de la I Jornada de Bilingüismo en el IES “Fidiana” de Córdoba. En él desgranamos el proceso de preparación de las dos actividades llevadas a cabo con dicho motivo (una competición interdisciplinar en inglés y una exposición) y aportamos nuestras reflexiones sobre el resultado de la Jornada.

 

 

 

 

 

El pasado 2 de febrero de 2011 tuvo lugar en nuestro centro  la  I Jornada de Bilingüismo en el IES Fidiana. Es una experiencia que nos ha absorbido durante las semanas de preparación y que pensamos ha merecido la pena, por lo que nos gustaría compartirla con el profesorado de otros centros que, estando también involucrados en un Proyecto Bilingüe en su instituto o colegio, han hecho o se plantean hacer algo similar.

La idea de llevar a cabo esta Jornada surgió en noviembre en una de las reuniones del equipo formado por el coordinador de la Sección Bilingüe y los profesores de ANL (Áreas No Lingüísticas), respondiendo a un doble motivo.

Por un lado, estando ya en nuestro 4º año de Proyecto Bilingüe en el centro (5º si incluímos el “año cero”), llevábamos acumulada una experiencia de práctica docente, traducida en materiales didácticos y en producciones de nuestros alumnos y alumnas, que considerábamos necesario mostrar a la comunidad educativa del centro, pues a veces tenemos la sensación de que el trabajo del profesorado ANL es un trabajo que sólo queda de puertas del aula hacia adentro.

Por otro lado, al ser nuestro centro un instituto de dos líneas solamente, la distinción entre alumnos que siguen el Programa Bilingüe (una línea, de 1º a 4º de la ESO) y los que no lo siguen (la otra línea en cada nivel),  puede llegar a crear una sensación de separación entre ambos tipos de alumnado. Queríamos que, de alguna manera, el alumnado no-bilingüe se mezclara con el bilingüe y participara con ellos de una actividad que implicara el uso del inglés en materias no-lingüísticas, algo que para los últimos resulta tan cotidiano.

Así que, con esta doble motivación nos pusimos manos a la obra, y decidimos dotar de contenido esta I Jornada de Bilingüsimo. Pensamos que este primer año, estaría interesante hacer, por un lado, una exposición que mostrara la realidad de nuestro IES como centro bilingüe y, por otro, una competición interdisciplinar en inglés en la que el alumnado de la Sección Bilingüe, de una forma lúdica, participara y compartiera su relación cotidiana con el inglés en las ANL con sus compañeros y compañeras que no son de la Sección.

Después de debatirlo, se optó por escoger como fecha para la celebración de esta Jornada un día a finales de enero o principios de febrero, por ser una fecha un poco más “vacía” de otras actividades generales del centro (a partir de marzo empiezan a acumularse muchos eventos). Acabó por concretarse la fecha del 2 de febrero, por ser el miércoles un día en el que, atendiendo al horario del profesorado implicado, se causaba menos trastorno en el funcionamiento del instituto.

 

Y ahora pasemos a ver cómo llevamos a cabo ambas actividades, competición y exposición.

 

 

COMPETICIÓN INTERDISCIPLINAR.

Para organizar esta actividad, hubo que determinar una serie de aspectos.

1. Alumnado participante. Decidimos que la actividad debía abarcar a todo el alumnado de la ESO, dado que la Sección Bilingüe ya llega hasta los alumnos y alumnas de 4º. Para suavizar las diferencias de edad, se establecieron dos categorías: una que abarcaba a 3º y 4º de ESO (categoría A) y otra a 1º y 2º (categoría B).

2. Pruebas a realizar. Puesto que lo más genuino del Programa Bilingüe es la impartición de ANL en Inglés, decidimos que las pruebas a realizar por los alumnos y alumnas participantes estarían relacionadas con cada una de las ocho ANL que se imparten en la Sección Bilingüe: Matemáticas, Música, Plástica, Educación Física, Biología, Física y Química, Tecnología y Ética. Cada profesor ANL prepararía dos pruebas para la categoría A y otras dos para la categoría B. Los distintos profesores de ANL prepararían sus correspondientes pruebas, teniendo en consideración que parte de los componentes del grupo no iban a ser alumnos bilingües (aunque sí todos estudian inglés en su currículo), por lo que las harían accesibles y no excesivamente especializadas. Hubo varias puestas en común acerca del modelo de pruebas elegidas para intentar, en la medida de lo posible, no repetir en exceso formatos y para tratar de conjugar las pruebas escritas con otras pruebas de carácter más manual o físico.

3. Aulas que utilizar. Lo más práctico era utilizar una zona del instituto que permitiera que los talleres estuvieran unos muy próximos a otros y que dejaran realizar la actividad con el menor trastorno posible para la normal impartición de las clases al resto de compañeros y compañeras no participantes. Por ello se acordó que las ANL estarían agrupadas de dos en dos de la siguiente manera:

– Taller 1 (aula de Tecnología): Matemáticas y Tecnología.

– Taller 2 (laboratorios de Física y Química): Ética y Física y Química.

– Taller 3 (laboratorios de Biología y Geología): Plástica y Ciencias Naturales.

– Taller 4 (gimnasio y sala adyacente): Educación Física y Música.

Los talleres 2, 3 y 4 estarían, a su vez, por contar con dos espacios diferenciados, divididos en dos subtalleres, para permitir una colocación más cómoda de los grupos de alumnos y alumnas durante la realización de las pruebas. Los profesores y las profesoras ANL serían los que estarían explicando, controlando y puntuando la realización de las tareas en sus respectivos talleres, permaneciendo allí durante las tres horas de duración de la actividad.

4. Agrupamiento del alumnado. Se pensó que los más práctico sería hacer grupos de 4 alumnos y alumnas que, al no ser demasiado grandes, permitirían la participación de todos los componentes en la resolución de las tareas, y por otro lado, serían lo suficientemente grandes para permitir mezcla de alumnos con diferentes capacidades. Una vez decidido esto, se trataba de hacer los grupos. Se optó por un agrupamiento aleatorio, en el que un grupo “tipo” de la categoría B estuviera formado por un alumno de 1º no bilingüe, otro de 1º bilingüe, otro de 2º no bilingüe y otro de 2º bilingüe. Igualmente, un grupo “tipo” de la categoría A estaría formado por un alumno de 3º no-bilingüe, otro de 3º bilingüe, otro de 4º no-bilingüe y otro de 4º bilingüe. Los grupos se hicieron siguiendo el orden de lista de las diferentes clases, y después se revisaron para evitar que se dieran grupos con un nivel académico demasiado fuerte o demasiado flojo, así como para arropar adecuadamente al alumnado de necesidades educativas especiales.

5. Tiempo de realización de la actividad. Se pensó, también, que la actividad se llevaría a cabo durante las tres primeras horas de la mañana (de 8.30 a 11.30), y que el resto de la jornada, después del recreo,  sería lectivo. Esas tres horas de realización de la actividad se dividirían, a su vez, en dos periodos para acoger a las dos categorías diferentes, A y B. Los alumnos y alumnas de la categoría A comenzarían a las 8.30 y finalizarían a las 10.30, volviendo a esta hora a sus clases para continuar con la jornada lectiva. Por su parte, los de la categoría B comenzarían a las 9.30 (habiendo tenido sus clases normales durante la 1ª hora)  para finalizar a las 11.30, directamente a la hora del recreo.

6. Temporalización de los talleres. Teniendo en cuenta el número de alumnos matriculados en la ESO se vio que habría 28 grupos participantes en cada una de las categorías. Ello supondría que 7 grupos deberían estar simultáneamente en cada taller realizando las pruebas correspondientes, para las que dispondrían de 20 minutos en cada taller (unos 16 minutos en la práctica, si se tiene en cuenta el tiempo empleado para trasladarse de un taller a otro y comenzar la siguiente prueba). Ello significaría organizar la actividad de la siguiente manera: a las 8.30 de la mañana los alumnos de la categoría A entrarían al SUN (Sala de Usos Múltiples), donde se colocarían por grupos y se les recordarían algunas normas de la actividad. A las 8.45 cada grupo estaría en el primer taller asignado, y cambiaría de taller cada veinte minutos, para finalizar en el 4º taller a las 10.05 y bajar al SUM, donde permanecerían hasta que el timbre de cambio de clase sonara a las 10.30. Por su parte, el alumnado de la categoría B se dirigiría al SUM. a las 9.30, nada más terminar la 1ª clase, para agruparse en equipos y recordar las instrucciones para la actividad. A las 10.05 cada grupo marcharía a su taller correspondiente, cambiando, también, de taller cada veinte minutos, al igual que sus compañeros de la categoría A habían hecho anteriormente, para concluir en el 4º taller a las 11.30, hora del recreo.

7. Turnos de rotación. Había que establecer unos turnos de rotación para que cada grupo tuviera claro a qué taller debía dirigirse en cada momento, sin que hubiera interferencias en el recorrido de cada grupo. Para ello se decidió que cada 7 grupos irían acompañados de un profesor acompañante, que los guiaría a lo largo del recorrido de cuatro talleres y finalmente los dejaría en el SUM (en el caso de la categoría A) o los dejaría marchar al recreo (categoría B). Estos profesores acompañantes serían los dos auxiliares nativos del centro y otros dos profesores de entre los que quedarían liberados de sus clases al estar el alumnado al que les correspondería atender en ese período realizando la competición interdisciplinar. Todos los grupos y los profesores ANL responsables de cada taller, así como los profesores y profesoras acompañantes, conocerían dicho turno de rotaciones de los grupos.

Todo este debate, toma de decisiones y organización de diferentes aspectos, se llevó a cabo en la hora de coordinación semanal que los profesores ANL y el Coordinador tienen en su horario, y hay que decir que ha sido un verdadero trabajo de equipo donde todo el mundo ha dado ideas, sugerido cambios o rectificaciones, organizado determinados aspectos y contribuido con sus actividades. ¡Sería impensable llevar a cabo una actividad de este tipo sin esa labor colectiva!

En los días previos a la actividad (lunes 31 y martes 1) los ocho profesores de ANL (a cada uno se le había asignado previamente una de las ocho clases que participaban en la competición) leyeron a los alumnos en el aula las instrucciones para la realización de la actividad. Igualmente, les comunicaron a qué número de grupo (del 1 al 28) se les había asignado a cada participante (pero sin decirles quiénes eran sus compañeros de grupo procedentes de otras clases, de manera que se mantuviera la intriga en la medida de lo posible hasta el comienzo de la actividad al día siguiente), con el fin de que el día 2 a las 8.30 fuera más fácil organizar los grupos.

Los profesores y profesoras, además, ultimaron todo el material a utilizar por los grupos en los talleres (fotocopias, imágenes de powerpoint, mapas, puzzles, etc.)

El día 2, todo comenzó a las 8.30 con gran expectación por parte de todo el mundo. Apenas faltaron alumnos y alumnas esa mañana (no más de lo habitual cualquier día del curso), y la organización del alumnado en grupos se hizo con orden y rapidez. A cada grupo se le entregó una hoja donde escribir los nombres con los componentes del mismo y en la que aparecía el recorrido a realizar por el grupo, así como un espacio para las puntuaciones en las diferentes pruebas. Además, a cada componente del equipo se le entregó una pegatina para colocarse en la solapa y llevar durante todo el tiempo de realización de la actividad, a efectos de saber a qué grupo pertenecían en todo momento.

Una de las claves para que la competición saliera bien era la cuestión de los cambios de taller. Si las salidas y entradas de los grupos en los diferentes talleres no se producían de manera sincronizada, podían producirse “atascos”. Esto resultaría ser un problema para el desarrollo de la actividad, dado el poco tiempo de que disponían los grupos para cada prueba: unos 16 minutos en cada taller, donde debían dividirse el tiempo entre dos ANL (aproximadamente 8 minutos para cada una), que a su vez les proponían dos pruebas diferentes. Perder dos o tres minutos por el retraso de los grupos de un taller podía suponer tener opción a menos puntos para los siguientes en entrar. Ello lo resolvimos utilizando la sirena de un megáfono para marcar el momento en que los grupos debían dejar las tareas que estaban resolviendo en el momento en que la escucharan e inmediatamente se dirigieran al siguiente taller, siguiendo su turno de rotación.

Cuando los grupos de la categoría A regresaron al SUM a las 10.05 tras completar su recorrido por los talleres, permanecieron allí viendo un material audiovisual hasta las 10.30, momento de regresar a sus aulas para continuar con la jornada escolar.

Después, a las 11.30, los grupos de la categoría B finalizaron su recorrido sin incidencias, y la actividad se dio por concluida.

Dos días más tarde, el viernes 4, tuvimos durante el recreo el acto de entrega de premios a los grupos ganadores. Se había decidido premiar a los cinco primeros equipos de cada categoría con un diploma acreditativo del puesto conseguido en la competición, y a los tres primeros de cada categoría con un cheque-regalo por diferente cantidad de dinero, dependiendo del puesto conseguido (1º, 2º o 3º). En este acto contamos con la presencia de la Coordinadora Provincial de Plurilingüismo, que alabó el trabajo realizado en el centro en esta I Jornada de Bilingüismo y nos animó a continuar con nuestra tarea tanto a profesores como a alumnos.

Las impresiones del profesorado participante y del resto de compañeros  en general fueron muy positivas. La actividad se llevó a cabo con mucho orden (¡algunos profesores casi no se habían enterado, al final de la mañana, de que ya se había realizado la actividad!), y el alumnado en su conjunto se mostró muy implicado en la resolución de las tareas propuestas en cada taller. Los alumnos de los grupos no bilingües se integraron francamente bien con los bilingües (¡esa era una de nuestras principales preocupaciones mientras organizábamos la actividad!) y cada uno participó en la medida de sus posibilidades y sus conocimientos. Hubo felicitaciones por parte de los compañeros del centro, y pensamos que los objetivos que nos proponíamos con esta competición se habían cumplido con creces.

EXPOSICIÓN.

La segunda faceta de nuestra I Jornada de Bilingüismo fue, como ya indicamos, una exposición acerca de la realidad de nuestro insituto como centro AICLE (o centro de Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lengua Extranjera, CLIL en inglés).

Se escogió, como lugar para exponer, el amplio Hall que en nuestro centro precede al SUM y a la Sala de Profesores, lugar que en otras ocasiones se ha usado para eventos similares. Se trataba de colocar de una forma adecuada los paneles expositivos con los que para dicho fin cuenta el centro, de manera que el espacio quedara bien delimitado y organizado. Como tenemos la suerte de contar en el equipo de profesores ANL con una compañera bien curtida en estas lides, ella se preocupó de estos asuntos y organizó la presentación y colocación de materiales a exponer, dándoles un punto estético adecuado.

Los contenidos de la exposición se dividieron en tres áreas o zonas. En primer lugar, una introducción a algunos aspectos de la realidad AICLE de nuestro centro: historia del proyecto, papel del profesorado, alumnado, familias, auxiliares de conversación, actividades realizadas, perspectivas de futuro… Todo ello acompañado de múltiples fotografías ilustrativas de lo que han supuesto estos cuatro años de andanza de nuestra Sección Bilingüe.

En segundo lugar, una zona dedicada al trabajo coordinado que se desarrolla en las tres AL (áreas lingüísticas) del Programa Bilingüe, incluyendo muestras de algunas de las tareas que nuestro alumnado realiza.

Y en tercer lugar, el área más extensa, dedicada a las ANL , donde se expusieron desde los distintos materiales que los profesores de éstas áreas utilizan para su labor docente (fichas sacadas de libros de texto de países de habla inglesa, de internet, materiales originales elaborados por los docentes, cuadernillos de trabajo, juegos comunicativos, resúmenes, glosarios, etc.) hasta exámenes que los alumnos de la sección bilingüe deben hacer (algunos de ellos rellenos y corregidos para mostrar que son una realidad que nuestro alumnado efectivamente afronta de forma resolutiva), pasando por múltiples muestras de trabajos, maquetas, pósters, murales, etc. que los alumnos elaboran en su actividad cotidiana de aprendizaje en las áreas involucradas en el proyecto bilingüe.

A ello se añadían dos proyecciones continuas en dos rincones de la sala de exposiciones: una con presentaciones de powerpoint y cortes de video elaborados por el alumnado tanto en AL como en ANL, y otra con una serie de bailes originarios de países de habla inglesa que los estudiantes de los distintos grupos de la ESO prepararon e interpretaron en clase de Educación Física.

La idea original era mantener los materiales expuestos desde el miércoles 2 hasta el viernes 4 de febrero, pero en un segundo momento pensamos que, si la manteníamos unos días más, más padres y madres de nuestros alumnos podrían pasar por el centro para verla y rentabilizaríamos más el trabajo que supone montar una exposición de estas características, por lo que permaneció abierta hasta el miércoles 9.

CONCLUSIÓN.

Una vez que ya han pasado unos días desde su celebración, la valoración que hacemos de esta I Jornada de Bilingüismo en el IES Fidiana es plenamente positiva, y creemos que, introduciendo variaciones o adiciones a los eventos que compongan una futura Jornada de Bilingüismo, el dedicar un día a celebrar la realidad como centro bilingüe de nuestro instituto es una buena experiencia que debemos repetir en cursos venideros.

Especialmente nos ha parecido muy acertada la mezcla de alumnado bilingüe y no bilingüe en los equipos participantes en la competición interdisciplinar, viendo que muchos de éstos últimos se lo han tomado con gran interés e incluso han asumido el protagonismo en la resolución de muchas de las pruebas de la actividad.

Igualmente destacamos el papel de los profesores acompañantes que rotaron con los grupos de taller en taller, contribuyendo al orden en el desarrollo de la actividad.

Como posible mejora, sería bueno, no obstante, en una siguiente edición,o  bien reducir de dos a una el número de pruebas que los alumnos y alumnas realicen por área, o bien incrementar el tiempo de estancia y de resolución de tareas en cada taller, para evitar la sensación de excesiva presión y de falta de tiempo para terminar que se ha vivido en determinados momentos durante la competición por equipos.

Por otra parte, también se ve conveniente introducir aún más variación en las tareas a realizar por los equipos, y de las destrezas comunicativas a utilizar.

Deseamos que el relato de nuestra experiencia os haya podido servir de ayuda. En la página web de nuestro centro podréis encontrar muestra gráfica de todo lo hecho y vivido en esta I Jornada de Bilingüismo en el I.E.S. Fidiana.

Math Activities.pdf

Physics and Chemistry Activities.pdf