«

»

LA PRESENCIA DE AYUDANTES COMENIUS EN LOS CENTROS EDUCATIVOS: UN ACERCAMIENTO A LA DIVERSIDAD

AUTORA

Beatriz Martínez Serrano

Coordinadora del Proyecto de Bilingüismo y de la ayudantía Comenius

IES Miguel Crespo (Fernán Núñez)

 

Resumen

La presencia de ayudantes Comenius en los centros educativos permite mejorar la calidad de la enseñanza, reforzar su dimensión europea, contribuir a la puesta en práctica de una metodología AICLE y tomar conciencia de la diversidad lingüística y cultural que caracteriza a la sociedad de nuestros días. Ejercen como embajadores de la lengua y la cultura de su país de origen y crean un ambiente de interculturalidad que favorece la convivencia pacífica tanto dentro como fuera de las aulas, de ahí que se erijan en figuras esenciales a la hora de dotar al alumnado de una competencia plurilingüe y pluricultural.

 

Cada año el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos, a través de una convocatoria nacional de las acciones descentralizadas del Programa de Aprendizaje Permanente de la Unión Europea, brinda a los centros educativos la posibilidad de solicitar la presencia de un o una ayudante Comenius procedente de uno de los países participantes en el PAP durante un período comprendido entre trece y cuarenta y cinco semanas. Se trata de una de las diversas acciones impulsadas por el OAPEE con el propósito de fomentar entre los jóvenes y el personal docente el conocimiento y la comprensión de la diversidad de las culturas y lenguas europeas y del valor de esta diversidad, así como de ayudar a los jóvenes a adquirir las aptitudes básicas para la vida y las competencias necesarias para su desarrollo personal, su futuro laboral y la ciudadanía europea activa.

Nuestro centro, el IES Miguel Crespo de Fernán Núñez, goza del privilegio de ser centro de acogida de una ayudante Comenius eslovaca, Martina Krenická, a lo largo del presente curso académico 2010-2011. Inmersos e inmersas de lleno en un Proyecto de Bilingüismo, los motivos que nos indujeron a decantarnos por esta medida fueron, por un lado, la convicción de que la presencia de una ayudante Comenius contribuiría a mejorar la calidad de la enseñanza ofrecida a nuestro alumnado y a reforzar su dimensión europea, y, por otro lado, el hecho de que nuestros alumnos y alumnas contarían con la oportunidad de conocer de primera mano no solo las lenguas inglesa y francesa y las culturas anglosajona y francófona, sino también la lengua y la cultura de otro país europeo, la eslovaca en este caso. Entre los múltiples objetivos que nos propusimos desde el primer momento, figuran los que especificamos a continuación:

a) Garantizar el óptimo funcionamiento de nuestro Proyecto de Bilingüismo.

b) Acercar al alumnado a otras lenguas y culturas, así como suscitar el respeto hacia las mismas, evitando cualquier tipo de discriminación y comportamiento violento dentro y fuera del aula.

c) Conocer los sistemas educativos de otros países de la Unión Europea y poner en práctica algunas de sus estrategias metodológicas.

d) Fomentar la enseñanza integrada de contenidos y lenguas (CLIL) y la coordinación entre el profesorado de AL y ANL.

e) Motivar al alumnado mediante el empleo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

f) Contribuir a la adquisición de las ocho competencias básicas por parte de nuestros alumnos y alumnas.

g) Preparar a nuestro alumnado y profesorado para futuras movilidades a través de asociaciones Comenius bilaterales o multilaterales.

h) Favorecer la atención a un alumnado heterogéneo, entre el que se encuentra el alumnado de necesidades educativas especiales y el alumnado inmigrante.

i) Colaborar en la consecución de una igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres en educación.

j) Interesarse por las manifestaciones artísticas y culturales de otros países, así como por sus artífices (literatura, pintura, escultura, música, cine, entre otros).

k) Apostar por una educación integral del alumnado.

Una vez establecidos los objetivos que aspirábamos a conseguir, diseñamos una planificación minuciosa de las diferentes actividades que la ayudante Comenius llevaría a cabo en nuestro centro, actividades que habría que negociar tras su llegada en virtud de su perfil y grado de especialización. Resulta complicado sintetizar en pocas páginas la valiosa aportación de Martina Krenická al IES Miguel Crespo. A grandes rasgos, podemos afirmar que se ha erigido en un apoyo lingüístico y pedagógico esencial, dado que no solo está participando activamente en la confección de materiales y unidades didácticas integradas de Inglés y Ciencias Sociales, áreas con las que colabora, sino que ayuda al profesorado dentro del aula empleando la lengua inglesa como herramienta de comunicación y favoreciendo de este modo la puesta en práctica de una metodología AICLE. Asimismo, aproxima al alumnado y al profesorado a su cultura y a su lengua por medio de diversos tipos de actividades tanto curriculares como extracurriculares. Sin lugar a dudas, esta última es nuestra experiencia más gratificante, de ahí que, en lo que sigue, procuremos dar unas pinceladas de algunos de los aspectos más significativos de la cultura y la lengua eslovaca.

De la mano de Martina, nos hemos adentrado en el enigmático y fascinante país de Eslovaquia (Slovensko), un gran desconocido para la inmensa mayoría de nuestro alumnado. Ella ha sido capaz de contagiarnos su ilusión, su entusiasmo y la alegría que siente cada vez que habla de la tierra que la vio nacer, sus raíces, sus costumbres, sus fiestas típicas y todos aquellos aspectos que conforman su identidad. Nos ha hecho partícipes de una amplia gama de sensaciones, ésas que se experimentan cuando se visita por primera vez un país o una ciudad. Sus ojos han sido ventanas abiertas de par en par hacia todo un mundo nuevo, impregnado de paisajes naturales y urbanos de una belleza singular.

Tras la ubicación de Slovensko en un mapa de Europa, nuestros alumnos y alumnas se han familiarizado con su capital (Bratislava), su sistema político (la república), el nombre de su presidente (Ivan Gašparovič), la fecha de su constitución (el 1 de enero de 1993), su moneda (el euro), su río más grande (el Danubio), su clima, sus cuantiosos montes y bosques, su himno nacional (basado en una canción adaptada a los sentimientos patrióticos que anima a la nación eslovaca a despertar), su bandera (caracterizada por el uso de los colores blanco, azul y rojo, así como por los símbolos de la cruz de la cristiandad y las tres montañas más emblemáticas del país: Tatra, Fatra y Matra), uno de sus lugares más hermosos (constituido por 1110 cuevas, de entre las cuales destacan, por su peculiar fisonomía, Domica, Jasovská, Gombasecká y Krásnohorská, consideradas patrimonio natural de la UNESCO), el célebre castillo de Spiš (el más grande de la Europa medieval), sus deportes más genuinos (el esquí, el jockey sobre hielo, el senderismo, el fútbol, la natación), entre otros aspectos de interés.

Por otro lado, Martina ha querido compartir generosamente con nosotros y con nosotras los tesoros que encierra su ciudad natal, Nitra, un moderno centro de cultura y economía situado en la zona occidental de Eslovaquia. Se cree que Nitra, al igual que Roma, fue fundada sobre siete colinas. En la actualidad, es una ciudad encantadora, dotada de museos, galerías, teatro (Divadlo) y buenos restaurantes, donde el ocio y el placer están asegurados. Además de visitar el castillo de Nitra (Nitriansky Hrad), que llama la atención por su señorío y majestuosidad, la ciudad invita a pasear por sus calles y a detenerse en la zona peatonal (pešia zona).

Del mismo modo, hemos tenido la ocasión de conocer y apreciar la música eslovaca (slovenská hudba), una parte esencial de sus vidas, presente en ceremonias y vinculada al tiempo libre y a la manera de pensar y sentir del pueblo eslovaco. Esta música no sólo recibe la influencia de la población nativa, sino también de las regiones vecinas. Allá por el siglo XIX, compositores de la talla de Jan Levoslav Bella comenzaron a escribir música romántica con un carácter eslovaco. Más adelante, en el siglo XX, hubo un elevado número de compositores que se identificaron con la cultura eslovaca. Después de la caída del comunismo, en 1989-1990, el país empezó a desarrollar su propia música popular con un estilo occidental. El instrumento musical más genuino es la fujara, incluida en el listado de la UNESCO por su excelencia, brillante simplicidad de diseño y básico manejo.

Estrechamente ligadas a la música folk, la expresión artística más antigua, se hallan las danzas tradicionales de Eslovaquia (kárička y polka). Uno de los grupos que ha alcanzado fama a nivel mundial por representar la música folk y los bailes genuinos es Lúčnica. Los trajes típicos presentan diferencias considerables en función de las regiones. Dichas divergencias afectan a la decoración, adornos, color y composición. A finales del siglo XIX, había alrededor de sesenta variedades. En lo que atañe a la música contemporánea, cabe destacar el hip-hop, cuya fecha de arranque se sitúa en torno a 1988. En esta modalidad brillan con luz propia el grupo Rap Steady Crew, así como A.M.O., Čistychow y Kontrafakt, quienes han vendido miles de discos. Otros y otras cantantes que merece la pena mencionar son: Dara, Rollins, Elán, Vidiek, Senzus y Cmorík. La importancia de la música en Eslovaquia es tal que anualmente, desde 1997, se celebra el festival de música al aire libre denominado Pohoda, uno de los principales acontecimientos musicales del país, que en 2009 logró congregar a 33.000 personas. En él se dan cita diversos estilos musicales: rock, pop, techno, hip-hop, por citar tan solo algunos ejemplos.

Los mitos y leyendas eslovacas se han convertido en objeto de interés para nuestro alumnado. Una de las leyendas más difundidas es la relativa al castillo de Bratislava. La tradición cuenta que, antes del gran imperio moravo, el castillo de las cuatro torres se hallaba habitado por varias personas. Cada amanecer, se encontraban muy cansadas y apreciaban que todo estaba fuera de su lugar correspondiente. Ante semejante situación, el rey optó por tomar cartas en el asunto y, siguiendo los consejos de una niña pequeña, acudió a un brujo. Mediante su bola de cristal, descubrió que había un gigante que vivía en las montañas del oeste y trabajaba en las del este. Todas las mañanas, de camino al trabajo, le daba la vuelta al castillo y lo usaba como mesa. Con la finalidad de resolver el conflicto, el brujo recomendó que hicieran un mapa para mostrarle al gigante un nuevo y más corto camino que lo condujese al trabajo. Los mejores artistas del lugar dibujaron una nueva ruta destinada al gigante, pero a la mañana siguiente comprobaron que el mapa era demasiado pequeño como para atraer la atención del gigante, así que decidieron diseñar otro mapa dentro del patio del castillo, medida que esta vez sí que funcionó. Cuando despertaron al día siguiente, no se sentían cansados y todo estaba en su lugar.

Los eslovacos y las eslovacas disponen de un Robin Hood propio, llamado Janošik, originario de Terchová. Es el protagonista indiscutible de canciones, baladas e historias que han contribuido a su inmortalidad, así como a su consagración como símbolo de la valentía, honestidad y generosidad para su gente, a la que ayudó y protegió de los ricos y crueles. Otro personaje mítico es Elizabeth Báthory, nacida en Hungría y conocida como la sangrienta dama de Čachtice o la condesa de la sangre. Vivió entre 1560 y 1614 y el número de sus víctimas oscila entre ochenta y seiscientos cincuenta. Encarna a la asesina en serie más famosa de la historia. Tras la muerte de su marido, mató a cientos de niñas y jóvenes para bañarse en su sangre y ser eternamente joven. En 1610 fue encarcelada en el castillo de Čachtice, donde permaneció hasta su muerte cuatro años más tarde. Una suerte completamente distinta corrió Corgoň, considerado todo un héroe por los habitantes de Nitra, ya que, tal y como sostiene la leyenda local, fue un trabajador del metal que aprovechó su fortaleza para proteger a los oriundos de Nitra de los ataques turcos y los salvó de una muerte segura. Esto explica que su nombre perviva en un símil muy popular en los alrededores de su ciudad: “ser tan fuerte como Corgoň”.

Como fiesta típica, el seis de diciembre la nación eslovaca celebra el día de San Nicolás (Svätý Mikuláš). La tradición asegura que la verdadera historia de Santa Claus comienza con San Nicolás, que nació durante el siglo III en el pueblo de Patara, Turquía. Consagró su vida a servir a Dios y su fama se propagó por todos los lugares del planeta gracias a su ayuda a las personas necesitadas, a su amor por los niños y a su protección de los barcos y los marineros, de los que se considera patrón. Murió el 6 de diciembre del año 343 en Myra y fue enterrado en la catedral. El aniversario de su muerte fue escogido como día de celebración. Se trata de una fiesta muy popular entre los chicos y las chicas de Eslovaquia, pues obtienen regalos si su comportamiento ha sido ejemplar. En cambio, quienes no han tenido un buen comportamiento reciben carbón como castigo por su actitud desdeñable. En la víspera del Día de San Nicolás (Deň Svätého Mikuláša), los pequeños y las pequeñas depositan sus zapatos o botas en las ventanas y los recogen a la mañana siguiente llenos de regalos. Los obsequios suelen ser piezas de frutas, considerándose la naranja la más preciada. Por la tarde, la gente joven del pueblo se disfraza de San Nicolás (Svätý Mikuláš), de ángel (anjel) o de demonio (čert), visita a sus familiares y es agasajada con regalos.

No podíamos culminar este recorrido por algunos de los aspectos más genuinos de la cultura eslovaca sin hacer referencia a la celebración de las fiestas navideñas. Allí también se consideran unas fechas muy especiales. En Nochebuena todas las familias se reúnen para degustar la tradicional sopa, souerkraut, así como el denominado bobalky (pequeñas bolas cocidas y cubiertas con amapolas dulces trituradas) y el pescado frito con ensalada de patata, que, junto con las pastitas caseras, constituyen el menú típico. Aunque la celebración de la Nochebuena varía dependiendo del pueblo e incluso de la familia, mantienen en común la costumbre de no ingerir carne. En algunas casas eslovacas, el cabeza de familia traza la señal de la cruz sobre la frente de los chicos y las chicas con miel, simbolizando un dulce Año Nuevo. Durante la cena, no está permitido abandonar la mesa. En el caso de que se hiciera, dicho gesto se interpreta como que alguien no estará presente allí al año siguiente. Al final de la comida, se retiran los platos, pero las pastas, las nueces, las golosinas y la fruta permanecen sobre la mesa para las personas visitantes, incluidas aquellas que han muerto y se hallan en otro mundo. Como sucede en nuestro país, decoran las casas con árboles navideños, realizan abundantes compras en mercados habilitados para la ocasión, cantan villancicos y festejan por todo lo alto el final del año que se acaba y el inicio de otro nuevo que comienza.

Éstos son solo unos de los múltiples aspectos que hemos aprendido en relación con el país de Eslovaquia, su historia y su cultura gracias a Martina, nuestra ayudante Comenius, quien en todo momento se ha valido de una amplia gama de recursos TIC a fin de hacer más atractivas, dinámicas y motivadoras sus intervenciones. Resulta especialmente curioso el hecho de que esta aproximación a la cultura eslovaca se realice utilizando la lengua inglesa, en sus distintas destrezas, como herramienta de comunicación. Sin embargo, no hemos querido desaprovechar la oportunidad de introducir a nuestro alumnado en la lengua eslovaca a través de una serie de términos de gran utilidad. Así, en las distintas sesiones de la materia de Inglés, Martina ha ido familiarizando a nuestros alumnos y alumnas con palabras y expresiones eslovacas básicas, tales como: ahoj! (¡hola!), dobrý deň (¡buenos días!), dobrú noc (¡buenas noches!), na zdravie! (¡salud!), volám sa Martina (mi nombre es Martina), som zo Slovenska (soy de Eslovaquia), prosím (por favor), Ďakujem za pozornosť (gracias por tu atención), ako sa máš? (¿cómo estás?), dobre (bien), otec (padre), mama (madre), sestra (hermana), brat (hermano), hudba (música), tancovať (bailar), spievať (cantar), Ja rád/rada tancujem (me gusta bailar), Ja rád/rada spievam (me gusta cantar), dobrú chuť! (¡aproveche!), Veselé Vianoce (¡Feliz Navidad!), Šťastný nový rok (¡Feliz Año Nuevo!), entre otras. A juzgar por la expresión de los rostros de nuestro alumnado, ha sido, sin lugar a dudas, una experiencia muy gratificante para ellos y para ellas, ya que son conscientes de que no todo el mundo tiene la inmensa suerte de poder aprender eslovaco en su centro, así como de conocer de primera mano las costumbres y otras cuestiones relevantes de dicho país.

Como coordinadora de la ayudantía Comenius, valoro muy positivamente el impacto que Martina ha ejercido sobre la comunidad educativa del IES Miguel Crespo y, de un modo especial, sobre el alumnado. Nuestra ayudante se ha erigido en embajadora de la cultura y de la lengua de su país, Eslovaquia, en nuestro centro, ha suscitado el interés de nuestros alumnos y alumnas por acercarse a otras lenguas y culturas, y les ha permitido tomar conciencia de la diversidad lingüística y cultural que caracteriza a la sociedad de nuestros días, así como de la importancia de aprender idiomas en una sociedad cada vez más globalizada. Dicho aprendizaje resulta de vital importancia en la medida en que, tal y como afirmaba Goethe, “quien no conoce las lenguas extranjeras nada sabe de la suya propia”. El ambiente de interculturalidad que se genera en los centros educativos, gracias a la presencia tanto de auxiliares de conversación como de ayudantes Comenius, permite que éstos se conviertan en un fiel reflejo de la sociedad y contribuye a fomentar el respeto hacia las demás personas, independientemente de su lengua, cultura, color de piel, creencias, costumbres, etc. Estamos cada vez más cerca de lograr una Europa unida y cohesionada, en la que reinen la paz, el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la libertad y la igualdad.

Referencias bibliográficas

– CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN (2005). Plan de Fomento del Plurilingüismo. Una política lingüística para la sociedad andaluza, aprobado en Consejo de Gobierno de 22 de marzo de 2005 (BOJA de 5 de abril de 2005).

– CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN (2008). Currículo Integrado de las Lenguas. Propuesta de secuencias didácticas.

– CONSEJO DE EUROPA (2003). Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas: Enseñanza, Aprendizaje y Evaluación. Disponible en Internet en la dirección  http://cvc.cervantes.es/obref/marco/.

– EURYDICE (2005). Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas (AICLE) en el contexto escolar europeo. Disponible en Internet en la dirección http://www.eurydice.org.

– Página web oficial del OAPEE: http://www.oapee.es.