«

»

El Plan LyB en la provincia de Córdoba

José Antonio Ruiz Delgado

Coordinador del Plan de Lectura y Bibliotecas Escolares de la Provincia de Córdoba

Delegación Provincial de Educación

Servicio de Ordenación Educativa

Córdoba

josea.ruiz.delgado.ext@juntadeandalucia.es

 

Resumen

A partir de la aprobación de la LOE, el Plan de Lectura y Bibliotecas de la Junta de Andalucía, aprobado en 2007, ha proporcionado un impulso importante a las bibliotecas escolares de la Comunidad Autónoma Andaluza. En la Provincia de Córdoba, la generalización de los proyectos lectores puestos en marcha por los centros a partir de la aprobación del referido Plan LyB ha supuesto el inicio de un camino que tiene como objetivo último la coordinación de todos los agentes que intervienen en el desarrollo de la competencia comunicativa y la integración de la biblioteca en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

Palabras clave: lectura, bibliotecas escolares, competencia comunicativa, Plan LyB.

 

 

EL PLAN DE LECTURA Y BIBLIOTECAS EN CÓRDOBA. HACIA UNA BIBLIOTECA INTEGRADA

 

-El mundo está fragmentado, señor. No sólo hemos perdido nuestro sentido de finalidad, también hemos perdido el lenguaje con el que poder expresarlo.

Ciudad de cristal

Paul Auster

 

Estas palabras del escritor neoyorquino referidas al mundo actual, también son aplicables al mundo educativo en general y, más concretamente, al modo descoordinado y fragmentado con que se aborda la lectura dentro del sistema escolar. A pesar de que la LOE (mayo de 2006) es la primera ley orgánica que incorpora la lectura a la práctica docente de todas las materias, define el carácter educativo de las bibliotecas escolares y provee los recursos necesarios para la puesta en marcha en las CCAA de planes de fomento de la lectura, la articulación pedagógica de estas importantes disposiciones legales se presenta por lo general de un modo disperso y poco operativo.

Parece existir un consenso generalizado sobre la importancia instrumental de la lectura para acceder a la información y transformarla en conocimiento y para facilitar el éxito escolar del alumnado, su desarrollo personal y su integración sociolaboral. Las evaluaciones externas, sin embargo, han puesto en evidencia el bajo nivel de comprensión lectora de nuestro alumnado en comparación con los estudiantes de otros países. Ante este panorama, la administración y los propios centros educativos han puesto en marcha múltiples iniciativas que intentan mejorar el nivel de comprensión lectora del alumnado.

Entre estas medidas se encuentra el Plan de Lectura y Bibliotecas de la Junta de Andalucía (Plan LyB), aprobado por Acuerdo del Consejo de Gobierno en enero de 2007.  A partir de la aprobación de este Plan, el panorama de las bibliotecas escolares en Andalucía y, particularmente, en la provincia de Córdoba ha comenzado a experimentar cambios importantes que han mejorado su situación inicial y el modo de abordar la lectura en los centros. Con el fin de describir lo más claramente posible este complejo proceso de cambio, distinguiremos tres tipos o modelos de bibliotecas escolares que se corresponden con tres etapas de ese proceso evolutivo: la biblioteca marginal, la biblioteca complementaria y la biblioteca integrada.

1. La biblioteca marginal responde al modelo que ha existido en muchos centros antes de la aprobación de la LOE y de la puesta en marcha del Plan LyB en Andalucía. Se puede identificar, en unos casos, con el punto de partida de un buen grupo de centros que iniciaron el desarrollo de un proyecto lector a partir de las distintas convocatorias anuales promovidas por la Consejería de Educación desde el año 2007. En otros casos, la situación de partida era aún más negativa, pues ni siquiera se contaba con una dependencia específica para la biblioteca o con un número suficiente de documentos.

Definimos la biblioteca marginal como una instalación poco frecuentada por el alumnado, dotada de una colección en la que domina la literatura creativa, asociada casi exclusivamente al departamento y profesorado de Lengua que, cuando es utilizada, se usa como sala de lectura. Es una biblioteca periférica, circunstancial y prescindible, que en muchas ocasiones se utiliza para otros fines distintos de aquellos a los que está destinada: aula auxiliar de desdoble, sala multimedia, sala de profesores, sala de castigo para  los alumnos con mal comportamiento, etc.

Aun cuando no todos los centros que se incorporaron al Plan LyB partían de este tipo de biblioteca, sí se puede afirmar que muchos de ellos se ajustaban más o menos a él. Actualmente, en la provincia de Córdoba, el 70.7 % de los centros públicos de infantil-primaria (CEIP) y de secundaria (IES) han iniciado un proceso de renovación y cambio de modelo de biblioteca a través de su incorporación al Plan LyB:

alt

2. La biblioteca complementaria es un centro de recursos pedagógicos  organizado y equipado informáticamente, que facilita la consulta de sus fondos. Estos fondos componen una colección constituida por documentos en varios soportes y formatos, relacionados en cuanto a sus contenidos con todas las materias del currículo. Es frecuentada por alumnos y profesores que hacen uso de los servicios que ofrece: préstamos, información, guías de lectura, orientación bibliográfica, etc. Sirve de apoyo al proceso de enseñanza y aprendizaje en general. Afecta por tanto a todas las áreas y materias del currículo e implica a todo el profesorado. También desempeña una función importante como herramienta para la animación lectora y difusión cultural.

alt

El coordinador o coordinadora del Plan LyB y el equipo de apoyo, constituido por profesorado de todas las áreas, son las piezas claves para el desarrollo de las actividades del proyecto lector. Estas actividades se centran fundamentalmente en la biblioteca escolar, en los servicios que ofrece y en las tareas técnico-administrativas. Hay que señalar que, en estos tres últimos años, ha sido espectacular el avance que se ha producido en las bibliotecas escolares de Córdoba para mejorarlas y prepararlas a fin de convertirlas en un centro de recurso para la enseñanza y aprendizaje (CREA). Se han transformado así en un apoyo y complemento imprescindible para todas actividades educativas del centro, tanto de las que se realizan en el aula, como de las extraescolares.

Los datos que aportamos a continuación, referidos a junio de 2009, muestran los avances que se han producido en el proceso técnico (Fig. 3), en los servicios prestados (Fig. 4), y en la habilitación de espacios (Fg. 5):

alt

fig 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

alt

alt

3. La biblioteca integrada constituye la etapa final en la evolución de las bibliotecas escolares. Se parte de lo alcanzado en la etapa anterior, es decir, para conseguir sus objetivos, la biblioteca integrada necesita una biblioteca organizada, informatizada, bien equipada, y que oferte eficientemente los servicios que le son propios.

Esto permite que la biblioteca integrada no se centre tanto en los procesos técnicos como en los aspectos pedagógicos. Si comparamos con los objetivos de la biblioteca pública, es este aspecto didáctico y el hecho de integrase en el proyecto educativo del centro lo que caracteriza y diferencia a las bibliotecas escolares.

Una biblioteca integrada en el proceso de enseñanza aprendizaje no es sólo un centro de recursos, sino un agente pedagógico de primer orden para impulsar el desarrollo de las competencias transversales y propiciar un cambio en los métodos de enseñanza. Este cambio se basa en el trabajo en equipo de todos los docentes y en el diseño sistemático y consensuado de actividades orientadas a la realización de proyectos, a la alfabetización digital e informacional y al desarrollo, en definitiva, de la competencia comunicativa en general y, más concretamente, a la mejora de la comprensión lectora y expresión oral y escrita.

Todo ello requiere, además del compromiso del coordinador o coordinadora del Plan LyB, la implicación del equipo directivo como impulsor de acciones que pretenden conseguir los objetivos comunes incluidos en el Proyecto de Centro. La biblioteca escolar se integra en la institución educativa, asume sus objetivos pedagógicos y contribuye a su consecución. Así pues, la biblioteca no sólo es un recurso al servicio de la enseñanza aprendizaje, se convierte en una vía metodológica que demanda una manera diferente de trabajar, se ocupa del desarrollo de la competencia comunicativa, del aprendizaje autónomo para toda la vida y de todos los planes y proyectos transversales. La biblioteca integrada se plantea la formación integral del alumnado, pero también tienen en cuenta al profesorado y a las familias.

En el estudio de campo realizado a final del curso 2008-2009 entre todos los centros cordobeses incluidos en el Plan LyB se aprecia una gran implicación del profesorado, del equipo directivo y del Consejo Escolar con estos objetivos de la biblioteca escolar (Fig. 6). También se constata que la política de lectura del centro se incorpora al proyecto de centro y al resto de documentos (Fig. 7). Estos datos suponen un buen punto de partida para desarrollar las acciones que demanda una biblioteca integrada en el proceso de enseñanza aprendizaje, aunque aparecen otros aspectos, como la formación del profesorado en los que queda mucho camino por recorrer.

alt

La integración de la biblioteca en el proceso de enseñanza aprendizaje no se produce sólo entre el profesorado de las distintas materias del currículo. También en el ámbito de las familias y su implicación en el centro es necesario desarrollar por parte del centro un trabajo de sensibilización e implicación. El diagrama de la Fig. 8 nos muestra que si bien las familias están sensibilizadas y predispuestas a colaborar con el centro en la mejora de la comprensión lectora y fomento del hábito lector de sus hijos e hijas, su grado de implicación efectiva no es el deseado:

 

alt

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ante esta realidad, conscientes de la importancia que adquiere el compromiso de las familias con la lectura para afianzar, complementar y reforzar las actividades lectoras de los centros, la Coordinación Provincial del Plan LyB ha puesto en marcha el Proyecto “Leer en familia”, que este año cumple su segunda edición con un incremento importante en el número de centros (Fig. 9) y familias (Fig. 10) participantes.

 

alt

Finalmente, para conseguir que, en el marco de lo que hemos denominado biblioteca integrada, la competencia lectora ocupe un lugar estratégicamente clave para el desarrollo personal, el éxito escolar y la integración sociolaboral del alumnado no solo es necesario que el profesorado de todas las materias incorpore de forma consensuada y sistemática  la lectura y escritura a su práctica docente, también se necesita que haya coordinación entre los centros de primaria y secundaria, que las familias se comprometan con la práctica de la lectura en casa y que la administración educativa integre todas las iniciativas que se refieren al desarrollo de competencia comunicativa y que en estos momentos se afrontan de un modo aislado, esporádico y descoordinado.

alt

Un rápido recuento de las actuaciones relacionadas directamente con la competencia lectora que la Administración educativa ha puesto en marcha, pone de manifiesto esa dispersión que comentamos: Pruebas de Diagnóstico, Plan de Lectura y Bibliotecas, Currículo Integrado de las Lenguas en centros bilingües, Programa de Calidad y Mejora de Rendimientos Escolares, Escuela TIC 2.0, Proyecto Lingüístico de Centro, Plan de Compensación Educativa, Programa de Acompañamiento Escolar, Plan de Apertura de Centro, Publicaciones Escolares…

Esta fragmentación se ve agravada por la deficiente o nula coordinación entre los centros que imparten las etapas educativas de infantil, primaria y secundaria y por la parcelación en que se difumina la responsabilidad de supervisión, formación, asesoramiento y evaluación de los distintos servicios educativos implicados: Servicio de Inspección, Servicio de orientación Educativa, Coordinación de Formación del Profesorado y CEP, Equipos de Orientación, Planes y Programas Educativos, Coordinación de Plurilingüismo, Coordinación de Publicaciones, Coordinación del Plan de Lectura y Bibliotecas, etc.

La biblioteca integrada debe aglutinar en el centro todas estas actuaciones en torno a la lectura y demandar de la administración educativa no sólo la coordinación y el trabajo en equipo de los distintos servicios de la Delegación, sino también la actividad interdisciplinar de las diferentes áreas y materias del centro, el compromiso de las familias y la necesaria interconexión entre los colegios e institutos de una misma zona escolar.

Esta línea de actuación, que se propone avanzar hacia la biblioteca integrada en el proceso de enseñanza-aprendizaje, seguirá orientando la actuación de la Coordinación del Plan LyB de la Provincia de Córdoba, procurando unificar todas las actuaciones referidas al desarrollo de la competencia lectoescritora y tratando de asesorar, coordinar e incorporar al profesorado, a los centros, a las familias y a todos los servicios educativos implicados.