«

»

TWITTER COMO HERRAMIENTA DOCENTE.

AUTOR 

Eloy Antonio León Parra

Resumen

La eclosión de las redes sociales ha provocado que la implicación del alumnado en las mismas se haya convertido en noticia en los últimos tiempos. Ahora ya pasan más horas delante de Tuenti o Facebook que de otras aplicaciones que hasta hace unos años se consideraban las “estrellas” de nuestros alumnado No obstante, la aparición de un nuevo fenómeno, Twitter, ha logrado comenzar a empequeñecer la fuerza y el auge que las redes sociales habían tenido hasta ahora. A medio camino entre la red social y el blog, el conocido como microblogging empieza a causar furor entre nuestros adolescentes.

Esta experiencia, basada en el twitteo de las clases, pretende que los alumnos y alumnas aumenten su capacidad de concentración, de síntesis, de colaboración y de atención. Sólo 140 caracteres por entrada y la obligación de crear unos apuntes entre todos.

1. Introducción.

Desde el principio de los tiempos el ser humano ha necesitado a la sociedad, ha necesitado convivir con otros seres humanos, y por lo tanto, ha necesitado crear una serie de reglas, de estrategias para interconectarse y poder evolucionar culturalmente ya sea individual o colectivamente. Sin embargo, hasta la llegada de la era digital esta conexión había de hacerse físicamente, no existía ningún otro medio, que no fuera el contacto físico, el que permitiera entablar relaciones entre los humanos.

La llegada de internet ha conseguido que dicha presencia física no sea necesaria y, la aparición de las redes sociales virtuales han llenado de temor y angustia a todos aquellos a los que les cuesta comprender este nuevo fenómeno. Al igual que en el siglo XIX, la luz eléctrica hacía temer los peores males para los contemporáneos de la época, hoy en día las redes sociales y, especialmente la comunicación virtual, hacen temer una desfiguración del “alma” del ser humano. En el presente artículo intentaremos demostrar que nada más lejos de la realidad, que se trata de herramientas que, utilizadas correctamente, pueden sernos útiles en la vida diaria y, sobre todo, por lo que a nosotros respecta, en la enseñanza.

2. ¿Qué son las redes sociales?

Hasta hace muy poco las redes sociales a las que cualquier persona pertenecía podían ser tres: la familia, el trabajo y el lugar donde residía. En la actualidad, sin embargo, han aparecido nuevas redes, nuevos nexos de unión en ocasiones hasta más fuertes y “reales” que los anteriormente expuestos. Las redes sociales virtuales, además, nos ofrecerán la posibilidad de escogerlas nosotros y no venir marcadas por una cuestión física, laboral o de ascendencia o descendencia familiar, es decir, son redes elegidas por nosotros y no impuestas por nuestras circunstancias, predominando así nuestra libertad personal y de elección frente a la imposición social de nuestro entorno.

alt

Estas nuevas redes echarían por tierra las teorías del antropólogo Robin Dunbar según la cual el número máximo de individuos que son capaces de relacionarse plenamente en un sistema ronda las 150 personas. Superado ese número el ser humano precisaría emplear sobre el 40% de su tiempo en sus relaciones sociales para mantener la cohesión. A este número, el de 150, es a lo que se ha dado en conocer como número de Dunbar[1].

alt

Así, frente a los que denostan las redes sociales virtuales diciendo que son una pérdida de tiempo por servir única y exclusivamente como distracción podríamos decirles que no salgan nunca más a tomar un café con un amigo pues la pérdida de tiempo sería exactamente la misma y, no obstante, es algo que nadie se plantea como tal. De este modo, el consultar, leer y opinar en nuestras redes sociales nos deja abrir una ventana aún mayor al mundo al que nos asomamos ya que si pedimos información a 100 amigos que nos siguen en una red social, en ese mismo instante habremos conseguido multiplicar por 10.000 el número de personas que podrán leer nuestra petición ya que los otros 100 amigos de cada uno de nuestros amigos leerán en el acto dicha petición.

Si a todo esto unimos lo que dice Sebastián Muriel, director general de Red.es, y es que los principales usuarios de estas nuevas redes sociales son los jóvenes, no podremos dejar de lado a las mismas ya que nuestra principal “materia prima” con la que trabajamos son precisamente eso: jóvenes.

Adolfo Sánchez Burón, psicólogo y vicerrector de Investigación de la Universidad Camilo José Cela y autor del estudio Los adolescentes en la red deshace varios mitos sobre el uso que hacen los chavales de las redes sociales: “Primer mito: son malas. “Son un instrumento de socialización, mejoran su autoestima y habilidades sociales justo en un momento, la adolescencia, que se caracteriza por la inseguridad. Les da más seguridad en sí mismos”. Segundo mito: están encerrados en casa todo el día por su culpa. “No es cierto. Les gusta salir con los amigos, más que Internet; las redes no son un sustituto, sino un complemento”. Tercer mito: suspenden por su culpa. “Al revés. Las utilizan los que tienen mejor rendimiento. Los chicos que mejores notas sacan suelen ser los más maduros también en el ámbito social”[1].

3. ¿Qué es twitter?

Creado en marzo de 2006 con el nombre de twttr por Jack Dorsey, se trata de una aplicación 2.0 a caballo entre el blog y la red social, de ahí que haya sido definido como un servicio de microblogging en el que los usuarios (twitteros) sólo pueden escribir un máximo de 140 caracteres por entrada (tweet). Así mismo, estas entradas pueden ser reenviadas a otros usuarios (retweet). En twitter, nuestros seguidores (followers) podrán leer todo lo que escribamos y a su vez nosotros podremos leer también lo que escriban aquellos a los que sigamos (followings). Un último elemento que debemos conocer de twitter es el símbolo @ delante del usuario del servicio, queriendo decir que hacemos referencia a la citada persona.

alt

Según el estudio realizado por INTECO y la Universidad Politécnica de Madrid para la configuración de la privacidad y seguridad de las redes sociales, en 2009 twitter superaba los 50 millones de usuarios, y en España el grupo de edad más numeroso es el que oscila entre los 26-35 años.

El alta es sencilla y podremos invitar a que nos sigan y al mismo tiempo seguir nosotros a otros usuarios si disponemos de cuenta en Gmail, Yahoo o AOL ya que posee integración para agregar a nuestros contactos que posean cuenta también en twitter.

En cuanto a la privacidad en twitter no está permitida la creación de cuentas para los menores de 13 años tal y como se explicita en sus políticas referidas a menores de edad por lo que tendremos que prestar atención para que nuestros alumnos superen dicha edad antes de realizar cualquier actividad con ellos en esta aplicación.

Por último, también diremos de twitter que permite la integración con aplicaciones de terceros, bien sea para postear fotos o para buscar determinados tweets que puedan ser de nuestro interés. De especial interés puede resultarnos TwitterFeed para notificar a nuestros seguidores que tenemos una nueva entrada en nuestro blog.

4. Redes sociales y microblogging.

Frente a las tradicionales redes sociales, en las que el usuario puede escribir textos largos, integrar fotografías, vídeos, etc., el conocido como microblogging o nanoblogging sólo permite 140 caracteres, lo que hace que el twittero precise de una carga añadida de síntesis para, en tan corto espacio, resumir la idea que quiere contar. Es como si de un periódico sólo extrajéramos los titulares o los destacados que aparecen en mitad del texto pero, eso sí, sin perder la perspectiva de la noticia que queremos conocer. Se trata de eliminar la paja para quedarnos sólo con la sustancia. Inicialmente twitter, de hecho, se ideó para poder escribir los mensajes desde el móvil y, al mismo tiempo también, para ser recibidos en él, de ahí sus 140 caracteres y los 20 restantes hasta los 160 de un sms serían para el @ y el usuario.

altalt

En las redes sociales puras como Facebook o Tuenti, por contra, la posibilidad de integrar otros elementos hacen que el usuario pueda aportar mucha más información ya que no existe ningún tipo de limitación.

Fue precisamente esta limitación lo que nos empujó a iniciar esta actividad en la clase con twitter. Cuando leíamos los examenes de nuestros alumnos veíamos que en muchas ocasiones se dispersaban y se centraban, sobre todo en lo anecdótico frente a lo fundamental, el proceso y ahí es donde twitter nos podía dar juego y encauzar una actividad.

5. ¿Cómo implementar twitter en el aula?

Para ello, en primer lugar, dimos a nuestros alumnado unas nociones básicas sobre cómo tomar apuntes ya que por mucha tecnología de la que dispongamos si nuestro alumnado no sabe qué debe copiar de poco nos servirán todos los ordenadores de los que dispongamos en el aula. Así, la toma de apuntes obligaría a nuestros alumnos a mantener la atención y la concentración sobre lo que el profesor estaría hablando en ese momento.

Del mismo modo el alumnado debería aprender a ser conciso y a seleccionar y estructurar los contenidos que el profesor expone en clase. Para ello explicamos que se debe escoger lo más importante y desarrollarlo con sus propias palabras sin perder el hilo de lo que el docente continúa diciendo. Por lo tanto, el orden sería el siguiente:

1. El profesor habla.

2. El alumno escucha.

3. La mente del alumno sintetiza y discrimina.

4. El alumno expresa en sus apuntes lo que quiere escribir.

También les destacamos que tanto al iniciar como al terminar cada clase se les darían claves para enlazar con la explicación del día anterior y para resumir lo que en ese día se les hubiera explicado. Así, también debían estar atentos a las repeticiones, a los cambios de tono, ya que se trataría de algo importante y a determinadas expresiones como: “lo fundamental”, “en resumen”, “concluyendo”, “lo más importante es”, “no debemos olvidar”, etc.

Una vez conseguido esto y tras varios días de práctica pasamos a explicar a nuestro alumnado en qué consistía twitter. Creamos una cuenta para cada uno y todos nos convertimos en seguidores y seguidos para así poder twittear la clase. La red del instituto y los portátiles se convirtieron entonces en nuestro papel y lápiz por unos cuantos días.

6. Twitteo individual vs. twitteo colectivo.

Antes de iniciar la experiencia propiamente dicha un alumno que manejaba twitter desde hacía años se ofreció a twittear él una clase. Para ello, tanto él como yo nos pusimos como seguidor y seguido. El alumno fue twitteando una clase de Geografía de España de 2º de Bachillerato sobre la industria en España.

alt

La curiosidad hizo que el resto de alumnos se interesaran por la actividad y ellos mismos crearon sus cuentas y se convirtieron en seguidores y seguidos, tanto del profesor como del resto de sus compañeros. Sin embargo con esto no era suficiente y hubo que emplear otro elemento fundamental, el símbolo # hashtag. Con él, seguido de una palabra clave, nos permitiría realizar búsquedas posteriores para organizar nuestra información y tenerla accesible en todo momento. Así determinamos que empezaríamos todos nuestros temas con la palabra Geo o His para indicar que se trataba de un tema de Geografía o Historia; con el número 2 para marcar que era de Segundo de Bachillerato; el guión bajo (_) para separar materia y curso del tema; y por último una T y un número para decir de qué tema se trataba.

alt

alt

Las búsquedas posteriores no tendrán por qué realizarse desde twitter ya que Google integra en sus búsquedas todo aquello que se escribe en twitter y, por lo tanto, sólo tendremos que incluir el término que queremos buscar y nos indicará el usuario que lo ha realizado y el enlace para acceder al mismo.

alt

7. Conclusiones.

Uno de los problemas con los que nos encontramos muchos docentes en la actualidad es la dificultad a la hora de lograr que nuestros alumnos tomen apuntes y que estos tengan una calidad medianamente aceptable. Además, todos sabemos que la atención del alumnado es también escasa. La integración de una red social como elemento para tomar apuntes que además los obliga a sintetizar lo que escriben hace que esta tarea sea mucho más atractiva.

La experiencia realizada ha supuesto un atractivo “enganche” para el alumnado que ha respondido muy satisfactoriamente: asumiendo los fallos, sabiendo que eran unas clases experimentales, con sus errores y sus virtudes. Pero sobre todo, ha supuesto un aliciente para la atención de alumnos y alumnas.

8. Bibliografía.

Si bien el número de páginas que nos hablan sobre Twitter es elevado la calidad de las mismas no lo es tanto. Sin embargo, son interesantes algunas de ellas que a continuación reseñamos brevemente.

Para adentrarse en el mundo Twitter puede ser muy aconsejable la lectura y visionado de los vídeos de la página: http://www.parpix.es/blog/2009/04/20/%C2%BFque-es-twitter-y-algunas-curiosidades/

El libro de Polo, J.D.: Twitter para quien no usa twitter es muy recomendable si se desea el formato papel en este nuevo mundo digital.

Del mismo autor resulta interesantísimo el artículo ¿Qué es twitter? escrito en su bitácora http://wwwhatsnew.com/2009/11/12/%C2%BFque-es-twitter/

No obstante, y ya que estamos hablando de trabajar en grupo, resulta muy atractiva la visión que sobre el trabajo en grupo tienen Aleída Gómez Mújica y Heriberto Acosta Rodríguez en su artículo: “Acerca del trabajo en grupo o equipos” que puede ser consultado en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol11_6_03/aci10603.htm.


http://www.elpais.com/articulo/portada/Conectados/era/redes/sociales/elpeputec/20100425elpepspor_9/Tes


http://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_de_Dunbar