«

»

ANÁLISIS DE HABILIDADES SOCIALES DESDE LA INFANCIA.

AUTORAS

Rosal Giménez, Isabel Mª

Valero Calvo, Elisa Mª

Resumen

El artículo está basado en una investigación realizada sobre las habilidades sociales con la intención de demostrar que el aprendizaje dirigido de éstas es más efectivo que la simple explicación o información. Para ello, hemos utilizado tres grupos de alumnos y alumnas de diferentes ciclos para ver como influye este aprendizaje según la edad del alumnado.

El estudio emplea una metodología estadística y tiene como objetivos:

– Comprobar que es muy importante realizar una enseñanza dirigida de las diferentes habilidades sociales.

– Enseñar al alumnado todas aquellas habilidades importantes para convivir en sociedad.

– Demostrar que las nuevas metodologías también son efectivas.

 

 
1. Introducción

Una de las finalidades principales de nuestro actual sistema educativo es crear y mantener un clima presidido por la convivencia en las aulas. Para alcanzar dicha finalidad, las escuelas precisan de recursos humanos y materiales adecuados que aseguren la resolución de los conflictos que surgen entre los miembros de la comunidad educativa de forma socialmente habilidosa. De esta forma, se asegurará no sólo un ambiente favorecedor de interrelaciones positivas sino también un aprendizaje de calidad.

Como sabemos, muchos de los problemas de convivencia que surgen en el día a día en las aulas tienen su origen en la falta de habilidades sociales.

Al día de hoy, son muchos los autores que han propuesto definiciones del concepto de habilidad social, sin embargo, no ha sido posible llegar a ningún consenso, por lo que no existe una definición aceptada universalmente.

Una de las definiciones más aceptadas por la comunidad científico – educativa es la de Monjas y González (2000). Definen las habilidades sociales como “las conductas necesarias para interactuar y relacionarse con los iguales y con los adultos de forma efectiva y mutuamente satisfactoria”.

Por su parte, Gil y García (1992), proponen que más que buscar una definición única del término habilidad social habría que identificar las características más relevantes de las habilidades sociales:

son conductas que se manifiestan en situaciones de interacción social.

son comportamientos orientados a la consecución de refuerzos, bien del entorno o bien personales.

están determinadas por un contexto sociocultural.

son comportamientos aprendidos que pueden mejorarse a través de experiencias de aprendizaje adecuadas.

comprenden tanto componentes conductuales como cognitivos o fisiológicos.

En las últimas décadas, se ha llevado a cabo una gran cantidad de estudios relacionados con la temática que nos ocupa y tras el análisis de los resultados se ha llegado a establecer la importancia que posee que los niños y niñas a la edad de seis años, hayan adquirido unas nociones básicas de habilidades de socialización, factor que en el fututo favorecerá una buena adaptación en la vida.

Por todo lo mencionado, podemos decir que la adquisición de habilidades sociales en la población infantil desde las primeras edades, junto con estrategias pedagógicas como el aprendizaje cooperativo, la expresión de la afectividad, la potenciación de la comunicación, etc, son vías que van a permitir fomentar la competencia social en los niños y niñas, favoreciendo así una participación activa y adecuada dentro del ámbito escolar y en general de la sociedad.

2. Planteamiento del problema a investigar

Un grupo de los componentes del claustro de un colegio público de Córdoba está interesado en demostrar que el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales en el alumnado desde la Educación Infantil, mejora la convivencia en el centro. Otros maestros del centro no están de acuerdo con esta hipótesis. Algunos opinan que lo más adecuado es trabajar las habilidades sociales explicándoselas a los discentes como se ha hecho durante toda la vida y dejando mayor responsabilidad a las familias.

Para contrastar ésta hipótesis se pensó en crear tres grupos distintos centrados en tres niveles diferentes del centro: 3 años, 1º de primaria y 4º de primaria.

Durante tres cursos continuados, en el centro, se han estado desarrollando los siguientes métodos:

  • Método A: no hay aprendizaje dirigido y sistemático de habilidades sociales; se les da información al alumnado y se deja la mayor responsabilidad de la enseñanza a sus familias.
  • Método B: se inicia el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales en Educación Primaria.
  • Método C: se inicia el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales en Educación Infantil.

De esta manera al cabo de los 3 cursos podríamos ver nuestros resultados, así:

– el alumnado de tres años terminaría la Educación infantil

– el alumnado de 1º tendría que empezar 4º

– y el alumnado de 4º terminaría Educación Primaria.

Una posible variable que podría contaminar los resultados de la investigación sería el Contexto Familiar de los sujetos, que puede determinar su actuación en diversas situaciones. Decidimos controlar esta variable emparejando a los sujetos según su contexto. Utilizamos para ello la Entrevista Inicial que se les había realizado a las familias cuando el alumnado entra en la etapa de Educación Infantil.

Las clases que han sido objeto de estudio eran muy numerosas por lo que decidimos sólo estudiar los datos de un número más reducido aunque en la investigación participasen todos. Establecemos 3 grupos con 8 miembros cada uno. Se hicieron los grupos teniendo en cuenta la variable Contexto Familiar y realizando una asignación aleatoria a cada uno de los tres grupos.

Finalizados los tres cursos de la experiencia, se ha aplicado una prueba objetiva de evaluación a cada uno de los niños y niñas, consistente en contestar una serie de 10 preguntas sobre el tema en cuestión. Cada pregunta tiene una respuesta corta de una sola palabra. Cada respuesta correcta se puntúa con valor 1.

Los resultados obtenidos han sido los siguientes:

Bloques

Grupo A

Grupo B

Grupo C

TOTAL

1

5

7

9

21

2

5

7

8

20

3

6

9

10

25

4

5

8

6

19

5

4

7

10

21

6

4

5

9

18

7

5

6

7

18

8

7

8

7

22

Σ X

41

57

66

164

Σ X2

217

417

560

Bloques al cuadrado: 3400

 

3. Hipótesis a validar

En dicho estudio, vamos a distinguir entre dos hipótesis: H0 y H1

H0: El aprendizaje libre de las habilidades sociales no mejora la convivencia.

H0: μA = μB = μC

H1: El aprendizaje dirigido de las habilidades sociales mejora la convivencia.

H1: μA ≠ μB ≠ μC

● Definición operativa de las variables

Se trata de un diseño de tres grupos con una variable independiente, el método de enseñanza de las habilidades sociales. Se controla la variable Contexto familiar, que puede determinar en gran medida el aprendizaje positivo de las habilidades sociales en el alumnado.

Por tanto se trata de un diseño de bloques al azar con un sujeto por casilla.

Grupos

Selección

Asignación

Pretest

V.I.

Postest

A (exper. 1)

Bloqueo

Azar

No hay aprendizaje dirigido

T1

B (exper. 2)

Bloqueo

Azar

Aprendizaje dirigido desde primaria

T2

C (exper. 3)

Bloqueo

Azar

Aprendizaje dirigido desde infantil

T3

Por lo que tenemos tres grupos de tratamiento experimental, donde no se ha aplicado una prueba pretest.

● Población a la que se generalizarán los resultados

Los alumnos y alumnas objeto de estudio pertenecen a un colegio público de una localidad de Córdoba.

El alumnado pertenece a:

– Educación Infantil, con tres años

– 1º de primaria con 6 años

– 4º de primaria con una edad de 9 años aproximadamente.

Con este estudio se pretende comparar tres edades diferentes para el desarrollo de las habilidades sociales en el alumnado.

● Técnicas e instrumentos de recogida de información y datos

Los instrumentos de recogida de información han sido dos:

  • Los referentes al Contexto Familiar del alumnado, a través de la información de la entrevista realizada a las familias de los alumnos a su entrada en la Educación Infantil. Esta primera prueba fue realizada por cada una de las tutoras de Educación Infantil. No es una prueba que estuviera destinada a este fin sino que es costumbre en el centro realizar una entrevista a las familias a la entrada de los alumnos  y alumnas en esta etapa para conocer algo más sobre el alumno o alumna en cuestión y su Contexto Familiar. Así que, como lo que queríamos controlar era precisamente este Contexto Familiar, pues recurrimos a ellas.
  • Las pruebas realizadas al terminar los tres cursos de la experiencia para ver el grado en que han asimilado el conocimiento en habilidades sociales. Para ello, se ha  aplicado una prueba de evaluación a cada uno de los niños y niñas, consistente en contestar una serie de 10 preguntas sobre diferentes comportamientos en distintas situaciones. Cada pregunta tiene una respuesta corta de una sola palabra. Cada respuesta correcta se puntúa con valor 1. Al alumnado de Infantil la prueba se le ha realizado de forma oral. La prueba la ha elaborado parte del claustro, utilizando como referencia el PEHIS (Programa de Entrenamiento en Habilidades de Interacción Social creado por Mª Inés Monjas Casares) con la ayuda del Equipo de Orientación Educativa de la zona.

● Interpretación y análisis de los datos

Se trata de un diseño de tres grupos, que se han seleccionado bloqueando la variable CI y son por tanto grupos relacionados.

Partiendo de condiciones de normalidad, homogeneidad de las varianzas, linealidad y no multiplicativa de la variable independiente sobre la variable dependiente, consideramos que la prueba estadística más adecuada para realizar el contraste de hipótesis es el análisis de varianza o ANOVA de bloques, a partir del modelo aditivo y con un alumno o alumna por casilla. Esta prueba se basa en el cálculo estadístico F con la intención de realizar una comparación con los datos.

Obteniendo de manera resumida:

Sumas de cuadrados

Grados de Libertad

Medias de los cuadrados

Estadistico F (valor empírico)

Columnas

40,08

2

20,04

13,63

Filas

12,66

7

1,81

1,23

Error

20,59

14

1,47

 

Total

73,33

23

 

 

 

Conocidos los valores empíricos, hallamos el valor teórico de F y comparamos los resultados:

VALOR TEÓRICO DE F

VALOR EMPÍRICO DE F

TRATAMIENTOS

BLOQUES

TRATAMIENTOS

BLOQUES

α= 0,05

NC 95%

3,74

2,76

 

13,63

 

1,23

α= 0,01

NC 99%

6,51

4,28

(NC es el nivel de confianza)

Como podemos observar en esta última tabla, el valor empírico de F en los tratamientos es mayor que el valor teórico, tanto con un NC 95% como del 99%; por lo tanto, existen diferencias estadísticamente significativas en los tratamientos.

En el caso de los bloques, ocurre al contrario por lo que la variable de bloqueo no se puede considerar estadísticamente significativa.

Todo ello nos lleva a rechazar H0 y a aceptar que efectivamente se producen diferencias entre los tratamientos a un nivel de confianza del 99 %. En los bloques no es significativa a un nivel del 99 % de confianza.

Otro aspecto importante en este estudio radica en la diferencia entre grupos. Al tratarse de grupos con n (número de alumnos y alumnas) igual, vamos a emplear la prueba de contrastes de TUKEY.

Siendo:  XA = 5,125, XB = 7,125, Xc = 8,25

VALOR TEÓRICO DE q (tabla de percentiles de distribuciones de Student)

Aplicando prueba Tukey

Diferencias

A y B

Diferencias

A y C

Diferencias

B y C

α= 0,05

NC 95%

3,702

 

10,88

 

17,01

 

 

6,12

 

α= 0,01

NC 99%

4,895

Entonces podemos afirmar:

– En el caso de diferencias entre el método A y B, existen diferencias significativas a un NC de 99 % a favor del método B, ya que:

10,88 > 3,702 (NC 95%)

10,88 > 4’895 (NC 99 %)

– En el caso de A y C, existen diferencias hasta un NC de 99 % a favor del método C:

17,01 > 3’702 (NC 95%)

17,01 > 4’895 (NC 99 %)

– En el caso de diferencias entre B y C, existen diferencias hasta un NC de 99 % a favor de C:

6,12 > 3’702 (NC 95%)

6,12 > 4’895 (NC 99 %)

Por tanto, se confirma la hipótesis alternativa H1, y podemos decir que el método recomendado es el C, es decir, el aprendizaje dirigido de las Habilidades sociales desde la Educación Infantil.

● Análisis y valoración de los resultados

En esta investigación cabe resaltar la distribución al azar del alumnado a los grupos, así como de los tratamientos. Esto ha garantizado el control de las variables.

El control de la Validez Interna ha sido controlada mediante:

el Contexto familiar, que podría influir en el desarrollo o no de ciertas habilidades sociales en el alumnado.

Los efectos de medida quedan anulados al no existir pretest.

Los instrumentos de medida no ofrecen errores ya que las preguntas son muy fáciles y no permiten dudas sobre acierto u error.

No hay regresión estadística ya que no se han seleccionado grupos extremos en función del pretest, ya que éste no se ha aplicado.

No hay selección diferencial de los grupos al haberse formado éstos expresamente para la investigación.

No ha habido mortalidad experimental.

Desde el punto de vista de la Validez Externa, la posible generalización al resto del profesorado y aplicación de los métodos B y C podrá ser una realidad con la presentación de los resultados a todo el equipo docente.

4. Conclusiones e implicaciones para la práctica educativa

Los resultados de esta investigación nos llevan a afirmar que cuanto menor sea la edad del alumnado para adentrarlo en el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales mayor  y más efectivo será su aprendizaje.

Según esta investigación, los métodos C y B son más eficaces que el método A. El análisis estadístico nos aporta evidencias con un nivel de confianza de hasta el 99 %.

El método C es más eficaz que el B también con un nivel de confianza de hasta el 99%.

Por tanto, el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales desde la Educación Infantil es más eficaz que el simple hecho de darles la información a los alumnos y alumnas de cuáles son las habilidades sociales que deben tener en cuenta a la hora de interactuar con los demás, dejando la mayor parte de esta responsabilidad en las familas.

Las decisiones que se han tomado con respeto a este estudio se trasladarán a todo el profesorado del colegio, para considerar el aprendizaje dirigido y sistemático de las habilidades sociales desde la Educación Infantil.

No obstante, hay que tener en cuenta que aunque son muchos los alumnos y alumnas que han participado en esta prueba (25 por aula, con un total de tres aulas, es decir, 150 discentes), la muestra de valores recogida es pequeña (sólo ocho alumnos y alumnas por clase) y entonces no es lo suficientemente significativa.

5. Bibliografía

– BALLESTER, R. y GIL, DOLORES. Habilidades sociales: evaluación y tratamiento. Madrid: Síntesis, 2002.

– GIL, F. y GIL RODRIGUEZ, F. Habilidades sociales: teoría, investigación e intervención. Madrid: Síntesis, 1998.

– CABALLO, C y VERDUGO, M. A. Habilidades sociales: programa para mejorar las relaciones sociales entre niños y jóvenes con deficiencia visual y sus iguales sin discapacidad. Organización Nacional de Ciegos Españoles, 2005.

– CABALLO, V. Manual de evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales”. Madrid: Siglo XXI, 2002.

– MONJAS, M. I. y GONZÁLEZ, B. Las Habilidades Sociales en el currículo. Madrid: Secretaría General Técnica. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2000.

– GIL, F. LEÓN, J.M. y JARANA, L. Habilidades sociales y Salud. Madrid: Eudema, 1992.